Hace cuatro años médicos especialistas del Hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS en Puebla intervinieron, de manera oportuna, a un joven que fue atropellado por un autobús de pasajeros, salvando así su cadera para ser hoy un caso más de éxito.

En las instalaciones de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAES) Hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS, el paciente rodeado por los médicos especialistas dieron a conocer los óptimos resultados que se lograron en Roberto Santos, un joven de 24 años de edad.

Carlos Francisco Morales Flores, director del nosocomio, relató que en junio de 2014 ingresó al hospital el joven Roberto, luego que fue atropellado por un autobús cuando circulaba a bordo de su bicicleta, lo que le provocó fractura de cadera izquierda.

Se trata de una fractura por atropellamiento en una región muy débil en la cadera, que fácil podría morir, ya que la cabeza femoral puede llegar rápido a una necrosis, lo que en un futuro podría generar secuelas como deformidad, dolor, incapacidad funcional en el paciente o pérdida de movilidad.

Por su parte, Saúl Tlahuel Delgado, cirujano de Columna y Cadera del Hospital de Traumatología y Ortopedia, explicó que practicó una cirugía de mínima invasión con la cual se le colocaron dos clavos en la cadera del paciente. A cuatro años de evolución realiza sus actividades sin ninguna secuela, ni limitación.

“Esto (la cirugía) es lo que normalmente realizamos en el hospital, operamos en promedio 450 caderas al año, con diferentes técnicas como colocación de prótesis de cadera, colocación de clavos o placas, o de otros sistemas de fijación; teniendo como resultado que 90 por ciento de nuestros pacientes evolucionen satisfactoriamente”, dijo Morales Flores.

Añadió que de manera original los médicos deberían colocar una prótesis ante este tipo de fracturas, pero el especialista Saúl Tlahuel optó por realizar una cirugía de preservación, con mínima agresión a los tejidos, con conservación de todos los elementos biológicos; lo que generó un gran resultado.

En junio se registró el accidente y a las cuatro semanas ya pudo hacer ejercicio, cuatro semanas después caminó con muletas, y a las 12 semanas apoyaba la pierna izquierda. En el 2016 le retiramos los clavos. Ahora le hemos realizado el último estudio radiográfico que muestra que no hay necrosis, la cadera está bien y no presenta deformidad, ni necrosis a bascular”, indicó Saúl Tlahuel.

Por su parte Roberto Santos le da gracias a los doctores del IMSS porque lograron salvar su cadera, puede caminar bien y continuar con sus actividades como estudiante de Biología y trabajador en una pizzería.

Dijo que actualmente evita usar la bicicleta; que antes del accidente era su medio de transporte y deporte, pero hoy puede nadar y realizar otras actividades con una marcha normal y sin dolor.

A decir de los especialistas más de 90 por ciento de los pacientes que se reciben en este nosocomio tienen una recuperación satisfactoria, es decir, que no tienen dolor y que no van a recibir otro tratamiento quirúrgico.

En general, las principales causas de fractura de cadera en los pacientes adultos son las caídas; mientras que en los jóvenes las causas son los accidentes viales, por atropellamiento, y las caídas.