Es imperativo dar al sector vivienda la relevancia económica y social que tiene para la nación, por lo que se debe reforzar la estrategia de la política nacional en la materia, subrayó el presidente de la Canadevi, Carlos Medina Rodríguez.

En el marco de la Asamblea General de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), en la que fue reelecto como presidente nacional para el periodo 2018-2019, expuso que si bien la propuesta de cada candidato en esta materia contará con aspectos con los que será posible trabajar, es muy importante reforzar la estrategia de la Política Nacional de Vivienda.

“Hacer realidad la promesa constitucional de una casa para todos, que promueva la calidad de vida en urbes bien planeadas y densificadas, sólo puede lograrse trabajando de la mano con el sector privado”, manifestó Medina Rodríguez.

Explicó que la vivienda es el motor estratégico de México, al ser la segunda actividad industrial más importante del país, pero la primera cuando se considera su impacto social, ya que tiene efecto en 37 de las 42 ramas de la economía nacional y genera tres millones de empleos directos e indirectos a nivel nacional.

Por ello anunció que el próximo 9 de mayo la Canadevi invitará a los candidatos presidenciales a presentar sus propuestas para el sector, en el marco del Encuentro Nacional de Vivienda 2018; “una oportunidad, la única para reunirse con los participantes de esta importante industria”, dijo el líder industrial.

Aseguró que debido a la dinámica poblacional del país y la transición del bono demográfico, el próximo gobierno federal enfrentará el mayor crecimiento en la demanda de vivienda en México de las últimas décadas.

Dijo que eso “irremediablemente” impactará el desarrollo urbano, por lo que el trabajo de planeación en el corto, mediano y largo plazos es crítico para fortalecer el reordenamiento de las ciudades mexicanas.

En este contexto, algunos de los retos identificados por la Canadevi son garantizar la viabilidad de la vivienda social frente a costos cada vez más elevados de la tierra intraurbana y consolidar la continuidad de la vivienda social subsidiada, focalizada en las familias de menores ingresos.

Asimismo, incrementar el ritmo de construcción de vivienda social y fortalecer la competitividad de los insumos para generar viviendas más competitivas, además de hacer una realidad a nivel estatal y municipal la implementación de la política en la materia.

También desarrollar la planta productiva e impulsar la cadena de valor y continuar con el fortalecimiento a las instituciones del sector, así como disminuir el número de trámites y los tiempos de conclusión de los mismos, a la vez de eliminar aquellos aspectos operativos que elevan innecesariamente el costo de la vivienda para los derechohabientes.