El presidente de la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados, Jorge Dávila Flores, señaló que la nueva Ley de Tecnología Financiera dará más certidumbre jurídica a los participantes del sector financiero nacional.

Además de que aumentará la inclusión, protegerá mejor a los consumidores, promoverá la competencia, preservará la estabilidad de los mercados y prevendrá el "lavado de dinero" o cualquier otra actividad ilícita.

La iniciativa de decreto, aprobada por mayoría en la Comisión de Hacienda, de la cual el legislador priista es integrante, expide la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera.

Al respecto, Dávila Flores señaló que “en el sistema financiero mexicano ya se realizan muchas operaciones de carácter virtual y la tecnología nos ha estado rebasando en materia legislativa”.

Por lo anterior, “considero que esa ley contiene los aspectos esenciales en innovación, protección al consumidor, 'piso parejo' para una competencia leal financiera, buscar estabilidad en los mercados financieros y prevenir actividades ilícitas, llámese 'lavado de dinero' o cualquier otro delito en el medio financiero”.

Recordó que la nueva normatividad, que prevé el reconocimiento de dos tipos de instituciones de tecnología financiera, las de financiamiento colectivo y las de fondos de pago electrónico, fue firmada por el presidente Enrique Peña Nieto el 9 de octubre del año pasado.

El Senado de la República la aprobó por unanimidad el 5 de diciembre, y la minuta fue turnada dos días después a la Comisión de Hacienda de San Lázaro, donde se analizó y dictaminó antes de su votación.

El diputado federal por el estado de Coahuila, precisó que el marco regulatorio que adoptará esa Ley ha sido aceptado y aprobado internacionalmente para la identificación del cliente, y coadyuvará a prevenir el riesgo de "lavado de dinero" y el financiamiento a la delincuencia.

“Entre sus aspectos más importantes destacan que habrá una defensa más eficaz de los datos transaccionales personales de los clientes; se penalizará la disposición indebida de fondos de pago electrónicos o activos virtuales, y se propiciará que los servicios financieros sean menos costosos y más eficientes que los que ofrece la banca tradicional”, subrayó.

“Esta ley de vanguardia nos ayudará a encontrar caminos de vinculación entre el sistema financiero tradicional y las nuevas expresiones tecnológicas, con el propósito de generar condiciones de competencia, de certeza y de eficiencia en el ámbito económico del país”, afirmó Dávila Flores