La tradicional Feria del Curado del Mezcal, que se organizará del 23 al 25 de febrero en el municipio oaxaqueño de San Andrés Zautla, pretende difundir entre los turistas nacionales y extranjeros, la elaboración y consumo de este producto hecho a base de frutas y mezcal.

En un comunicado, el regidor de Educación, Cultura y Ecología del municipio de San Andrés Zautla, Oliverio Neri López, destacó además que este evento se realiza con el objetivo de incentivar la economía de la comunidad.

Así, dio a conocer que los puestos de curado se instalarán en el atrio de la iglesia católica, además de que habrá venta de gastronomía tradicional y actividades culturales.

Añadió que los asistentes podrán disfrutar de alrededor de 20 sabores de curado, entre los que destacan el de maracuyá, tamarindo, jamaica, piña, coco, pepino, sandía, mango, guanábana, fresa y guayaba, que se podrán encontrar en la feria o en cada uno de los 18 centros de producción de la población, ubicados en domicilios particulares, que funcionan durante todo el año.

Para acompañar el curado, detalló, habrá coloradito, pipián, tamales de tempolocate, el tradicional caldo de guajolote, tortillas bajadas del comal, entre otras delicias de la población.

Neri López destacó que los productos serán servidos en hojas de anona, de toronja o de grilla, así como en platos que puedan lavarse para utilizarlos nuevamente, con el fin de reducir el impacto ambiental que ocasionan el unicel y los plásticos.

En el marco de esta feria, que inicia con un convite de niños y la calenda de luces, habrá presentaciones de grupos folclóricos, de trovadores zautecos, así como la participación de la orquesta de cámara integrada por 45 niños y niñas que acompañarán la danza de los jardineros.

Además, fabricantes de productos orgánicos tendrán una muestra de diversos tipos de abonos para la tierra y derivados del amaranto para dar a conocer otra alternativa de alimento.

El edil agregó que San Andrés Zautla espera a sus visitantes con su deliciosa gastronomía, la belleza de su vegetación y sus lugares históricos como el templo del siglo XVI, que alberga el órgano de la misma época y que forma parte del patrimonio del Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca.