Mikel Arriola Peñalosa, precandidato del PRI al gobierno capitalino, consideró inadmisible que la reconstrucción en la Ciudad de México, luego de los sismos de septiembre, tenga un avance de apenas 11 por ciento y que haya ocho mil millones de pesos encapsulados.

En ese sentido opinó que el Ejecutivo local debe actuar de manera clara y tener una ruta de cómo resolver esa situación, sin embargo a partir de su tibieza para ejercer sus facultades ya renunció media Comisión para la Reconstrucción y la Asamblea ha secuestrado facultades que no le correspondían.

“Lo que nunca pudo Miguel Ángel Mancera fue ser ejecutivo”, expresó el aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a gobernar la capital del país, luego de reunirse con habitantes de la colonia Mesa Los Hornos, en la delegación Tlalpan.

En este marco, Arriola Peñalosa declaró que tenemos una nueva Constitución capitalina promovida por el actual gobierno local, pero de nada sirve si éste renuncia a sus facultades para ejecutar el presupuesto.

“Tiene facultades, tiene que ejercerlas para hacer efectiva la reconstrucción, tiene ocho mil millones de pesos y no los ejerce; no se ha podido terminar ni siquiera el tema de las demoliciones de los edificios dañados y no existe certeza de lo que va a pasar con esos inmuebles”, insistió.

Llamó a todas las fuerzas políticas a resolver en el próximo periodo extraordinario este asunto claramente inconstitucional, donde tres legisladores se adjudicaron la facultad de decidir a dónde se tenían que canalizar los recursos para la reconstrucción de la Ciudad de México.

Aunque, añadió que no sólo se trata de revocar lo aprobado, sino debe establecerse una ruta para ejecutar los recursos, y se determine cuántos de los ocho mil millones de pesos van a servir para demoler, cuantos para reconstruir y cuánto para atender las necesidades urgentes de los damnificados, y que no sean desviados con fines electorales.