Decenas de estudiantes de la preparatoria Marjory Stoneman Douglas de Florida realizaron hoy una manifestación frente al Capitolio estatal en Tallahassee junto con cientos de alumnos de otras escuelas, para presionar a los legisladores por un mayor control de armas.

Con gritos de "Nunca más" y "¡Qué vergüenza!" los jóvenes agitaron carteles como "Mantengan nuestras escuelas a salvo" y "No me quedaré de brazos cruzados".

La multitud aclamó en forma vigorosa los discursos cuando los estudiantes de Marjory Stoneman Douglas, escenario del tiroteo de la semana pasada que mató a 17 personas, exigieron el fin de la violencia armada.

Lorenzo Prado, uno de los estudiantes, se atragantó cuando contó que lo confundieron con el pistolero autor de la masacre Nikolas Cruz, en los caóticos minutos posteriores al tiroteo de hace una semana en Parkland.

Recordó que un equipo policial le ordenó que se tirara al piso a punta de pistola y lo esposaron. Casi llorando Prado dijo que se sentía culpable por las personas a las que no pudo proteger.

"El simple hecho es que las leyes de este país amado permitieron que el pistolero trastornado comprara un arma legalmente", dijo.

Otro estudiante de esa escuela, Florence Yared, de 17 años, dijo que no podrá caminar más por los pasillos del colegio sin miedo y tristeza, "todo por el daño que causó un solo AR-15". Ese es el fusil que utilizó Cruz para dar muerte a 15 estudiantes y dos maestros.

Los estudiantes expresaron un mensaje general de que “es hora de actuar” en Tallahassee, donde los legisladores han rechazado las restricciones de armas desde que los republicanos tomaron el control tanto de la oficina del gobernador como de la Legislatura en 1999.

El Senado de Florida abrió su sesión del miércoles mostrando imágenes de las 17 víctimas del ataque y algunos estudiantes preguntaron con lágrimas por qué a los civiles se les debería permitir tener armas como el AR-15.

Cuando el presidente del Senado de Florida, Joe Negron, escuchó la pregunta, no respondió directamente: "Es un tema que estamos revisando", dijo. Cuando otro legislador señaló que apoyaba aumentar la edad para comprar armas estilo asalto de 18 a 21 años, los estudiantes rompieron en aplausos.

Pese al entusiasmo y determinación, los estudiantes y sus seguidores probablemente no obtendrán lo que realmente quieren: una prohibición de los fusiles AR-15 y armas semiautomáticas similares. Los legisladores republicanos están hablando más en serio sobre algunas restricciones, pero no sobre una prohibición total.

De hecho, la víspera, la Cámara de Representantes de Florida votó 36-71 para rechazar la propuesta HB 219 que considera la prohibición de venta de fusiles como el AR-15 y cargadores de gran capacidad.

El presidente Donald Trump exhortó a republicanos y demócratas del Congreso a implementar controles de armas más severos. Esta tarde tenían planeado escuchar a algunos estudiantes en la Casa Blanca.

Otra multitud de estudiantes se reunió este miércoles en apoyo a la preparatoria Marjorie y otras escuelas como Hialleah High, de forma simbólica, dejaron salir a  sus estudiantes para pedir un mayor control de armas.

La cadena CNN organiza esta noche una asamblea pública para debatir el control de armas con la participación de estudiantes del centro Stoneman Douglas, y legisladores como el senador republicano Marco Rubio, críticado por recibir fondos de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), cuya participación esperan a través de un representante.