La información para hacer conciencia en la población sobre la importancia de donar órganos y tejidos para salvar o mejorar vidas, permitió que en este sexenio aumentara 28 por ciento el número de procuraciones de donante fallecido y 23.8 por ciento los trasplantes realizados.

Aunque se tienen avances importantes, todavía falta mucho por hacer para poder atender a todos los mexicanos que están esperando un órgano, principalmente un riñón, destacó el director general del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), José Salvador Aburto Morales.

Actualmente 21 mil 521 personas se encuentran en lista de espera de un órgano o tejido, de los cuales 62 por ciento son derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Del total de pacientes en lista de espera, 13 mil 702 son de riñón, 7 mil 267 de córnea, 365 de hígado, 47 de corazón y uno de pulmón, y de ellos, 850 son pacientes pediátricos a quienes se les da prioridad cuando aparece un donador menor de 18 años de edad.

Representantes de las instituciones de salud y de la Sociedad Mexicana de Trasplantes rechazaron que hacer obligatoria la donación cadavérica como quieren algunos legisladores y organizaciones civiles vaya a resolver el problema, ya que por el contrario, puede generar inconformidad, incluso entre los donantes voluntarios como ocurrió en Holanda.

El director del Registro Nacional de Trasplantes, José André Madrigal Bustamante, detalló que en 2017 se concretaron dos mil 57 donaciones de personas fallecidas, lo que representa un incremento de 3 por ciento respecto a 2016, siendo el primer año que se superan las dos mil donaciones de este tipo.

Destacó que los donantes fallecidos por muerte encefálica pasó de 510 a 518, con un incremento de 9.2 por ciento, siendo el más significativo en este sexenio. Con esto, la tasa de donante por muerte encefálica se ubica en 4.5 por millón de habitantes.

Asimismo, recordaron que, quienes mueren por infarto pueden donar tejidos como las córneas, pero los órganos, estos últimos se obtienen de donantes con muerte cerebral.

De los tres mil 150 trasplantes renales que se realizaron en 2017, un total de 928 provinieron de donantes fallecidos y dos mil 222 de donantes vivos.

Por su parte, Alfonso Yamamoto Nagano, titular de la Coordinación Técnica de Donación y Trasplantes del IMSS dijo que gracias a los esfuerzos realizados, actualmente entre 70 y 89 por ciento de la población está a favor de la donación de órganos.

Sin embargo, aproximadamente 70 por ciento de quienes están espera de un órgano necesario para seguir viviendo, mueren antes de que llegue un donante.

En tanto que, Josefina Alberú Gómez, presidenta de la Sociedad Mexicana de Trasplantes subrayó la necesidad de que los profesionales de la salud estén capacitados para la procuración de órganos.