Más de 13 mil 600 personas murieron en el mundo en 2017 durante ataques terroristas yihadistas, la mayoría en Irak, Afganistán, Nigeria, Somalia y Siria, informó hoy el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET).

Los investigadores del OIET precisaron que en 2017 se registraron al menos mil 459 ataques perpetrados por yihadistas (combatientes islámicos) en 42 de los 191 países del mundo, dejando al menos 13 mil 632 muertos, la mitad de ellos civiles.

Explicaron que uno de cada cinco países en el mundo fueron escenario del terrorismo, pero Irak, Afganistán, Nigeria, Somalia y Siria tuvieron el 77.6 por ciento de las víctimas mortales, es decir 10 mil 583 de los 13 mil 632 muertos.

De los cinco países, Irak fue el más afectado con 35 por ciento de todos los atentados, en concreto 505 que dejaron cinco mil 335 muertos, seguido de Afganistán con 187 ataques, según el anuario de terrorismo yihadista elaborado por el OIET.

Además, el 48 por ciento de los atentados perpetrados por grupos yihadistas tuvieron como fin atacar objetivos civiles, mientras 35 por ciento perseguió blancos relacionados con las fuerzas de seguridad o instalaciones gubernamentales y el 11,2 por ciento religiosos.

Según el OIET, el Estado Islámico (EI) fue el responsable del 43.9 por ciento de los atentados, es decir cometió 641 ataques, lo que supone un 51.5 por ciento del total de víctimas a nivel mundial (siete mil 024 muertos), seguido por los talibanes, Boko Haram. Al Shabab, ramas de Al Qaeda y otras organizaciones terroristas.