Los líderes de la Unión Europea (UE) se reunirán este jueves aquí para empezar a discutir cómo financiar la mancomunidad una vez se haga efectiva la salida de Reino Unido (proceso conocido como Brexit), el 29 de marzo de 2019.

El Brexit dejará un hueco de 14 mil millones de euros (17.2 mil millones de dólares) anuales en el presupuesto comunitario.

El principal desafío es definir cómo cubrir esa brecha y, a la vez, aumentar la dotación para nuevas áreas prioritarias, como el combate al terrorismo y a la migración ilegal, la movilidad y el intercambio estudiantil.

Sólo la implementación de un sistema de gestión de fronteras completo costaría a la UE unos 150 mil millones de euros (unos 185 mil millones de dólares) en siete años, lo que supone 14 por ciento del actual marco financiero europeo, de acuerdo con estimados de la Comisión Europea (CE).

Bruselas también desea aumentar de 3.5 mil millones de euros (4.2 mil millones de dólares) a 10 mil millones de euros (12.3 mil millones de dólares) los fondos destinados a la defensa europea y multiplicar por seis la dotación del programa Erasmus+ de intercambio estudiantil, hasta 90 mil millones de euros (110.9 mil millones de dólares).

Asimismo, se pretende duplicar a 160 mil millones de euros (197 mil millones de dólares) el presupuesto del sector de innovación e investigación con la esperanza de crear, con ello, 650 mil nuevos empleos de cara a 2040.

“Esa combinación de nuevas y existentes prioridades exige la modernización de las políticas actuales, así como una financiación adecuada en el marco financiero multianual”, señaló este miércoles el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en un documento preparatorio enviado a los líderes europeos.

Los Veintiocho basarán sus discusiones del jueves y viernes en las ideas propuestas por el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, la pasada semana.

La primera es recortar los fondos de las dos políticas que concentran actualmente el 70 por ciento de los recursos comunitarios: las ayudas agrícolas, que benefician principalmente a España y Francia, y las ayudas al desarrollo de las regiones más pobres, de las que los países del este son los principales, pero no únicos, receptores.

Un recorte de 15 por ciento permitiría ahorrar 60 mil millones de euros (73.9 mil millones de dólares) en la política agrícola común y 95 mil millones de euros (117 mil millones de dólares) en la política regional.

Un otro escenario sugiere una reducción de 33 por ciento en los fondos regionales, el equivalente a 124 mil millones de euros (152 mil millones de dólares), y de 30 por ciento en la política agrícola, por un valor de 120 mil millones de euros (147 mil millones de dólares).

Cualquiera de esas opciones representará un duro golpe para España, en particular, ya que el país se convertirá en contribuyente neto a las arcas europeas a partir del próximo marco presupuestario, en 2021.

Tusk reconoce que será necesario desarrollar nuevas fuentes de ingresos propios para la UE a fin de aliviar la presión sobre los gobiernos nacionales, que actualmente contribuyen a la altura del 80 por ciento al presupuesto comunitario.

Juncker también lo ha previsto y propuso, junto con los recortes, la creación de un nuevo impuesto sobre las multinacionales activas en Internet, como Amazon o Facebook.

Dependiendo del modelo y del tipo de interés que se aplique, la tasa podría generar entre 21 mil millones de euros (25 mil millones de dólares) y 140 mil millones de euros (172 mil millones de dólares) en siete años, duración del marco presupuestario plurianual.

Otras ideas planteadas por el líder del Ejecutivo consisten en transferir a la UE parte de los ingresos nacionales obtenidos del impuesto de sociedades o de la venta de permisos de emisión de CO2, con lo que se podría recaudar hasta 105 mil millones de euros (129 mil millones de dólares) en siete años.

Por fin, Juncker sugirió igualmente repasar a las arcas comunitarias parte de los ingresos que obtiene el Banco Central Europeo por la emisión de euros, por un valor que podría llegar a 56 mil millones de euros (69 mil millones de dólares) en el mismo periodo.

El objetivo de los Veintiocho no es llegar a una decisión este jueves y viernes, sino explorar caminos a seguir e indicar sus preferencias al Ejecutivo antes que esa instancia publique sus propuestas oficiales, el 2 de mayo próximo.