El número de hablantes no determina si una lengua materna es vital y el hecho de que muchas personas lo hablen de ninguna manera determina la posibilidad de que siga vigente, consideraron especialistas en la materia.

El profesor-investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Sonora, José Luis Moctezuma Zamarrón, explicó en entrevista para Notimex que una lengua materna puede tener muchos hablantes, pero aun así está en peligro de desaparecer.

Ese es el caso, añadió, de la lengua materna de la etnia Mayo, asentado en el sur de Sonora, donde según datos del Instituto Nacional de Estadistica y Geografía (INEGI) de 2015, unas 42 mil 601 personas hablan su idioma original; sin embargo, es una de las lenguas en mayor peligro de desaparecer en el país.

Recordó que desde medianos del siglo pasado a la fecha, la lengua mayo registra un acelerado proceso de pérdida, cuando antes se consideraba como una de las de mayor vitalidad en el norte de México.

Comentó que la mayor parte de los menores y jóvenes de ese grupo indígena ya no hablan su lengua materna, en tanto que los más de 42 mil hablantes son adultos y de la tercera edad.

“En poco tiempo la lengua materna de los mayos va a estar en peligro de desaparecer”, advirtió.

El Doctor en Antropología Lingüística por la Universidad de Arizona, que ha trabajado más de 30 años con Yaquis y Mayos de Sonora, destacó que, en cambio, la lengua materna de la etnia Seri es considerada “sumamente vital”.

En ese caso, refirió, según la Encuesta Intercensal del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEGI) 2015, 754 indígenas seris hablaban su lengua original.

Mencionó que la lengua materna del grupo indígena Yaqui también se considera muy vital, de la cual se reportan 20 mil 340 hablantes, los cuales son bilingües y la lengua forma parte importante de su identidad y su cultura.

La lengua yaqui es utilizada en ciertos ámbitos del quehacer civil y religioso, por lo que ellos mismos se han encargado del empoderamiento de la misma.

Según datos del INEGI en Sonora también se han contabilizado 743 hablantes de la lengua Pima, 112 de Pápago o Tohono O'odham, dos mil 088 de Guarijío y 278 de Cucapá, mientras que de Kikapú ya no hay ninguna persona que la hable, precisó.

En Sonora también existen grupos indígenas migrantes, mencionó, que se han asentado aquí procedentes de otros estados del país y sus lenguas maternas son náhuatl, zapoteco, mixteco y triqui, entre otros.

Moctezuma Zamarrón planteó que las lenguas maternas del norte de México de indígenas asentados en los estados de Sonora, Baja California y Sonora, son las que están en mayor peligro de desaparecer por diversos factores.

Principalmente, subrayó, por el uso cotidiano del español y la falta de interés por instrumentar políticas públicas claras que impulsen la educación indígena.