Consumir antibióticos ante síntomas de una infección estomacal es otra forma de mal uso del medicamento que puede provocar resistencia cuando se utiliza sin prescripción médica, aseguró el especialista Ernesto Santiago Luna.

El jefe der servicio de Gastroenterología del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco explicó que algunas molestias en el aparato digestivo están asociadas a la presencia de la helicobacter pylori, pero el tratamiento a seguir siempre debe estar en manos de un experto.

Añadió que cada individuo tiene características diferentes, tanto genéticas como de estilo de vida y antecedentes familiares que determinan el origen de su malestar. Aunque dos personas estén infectadas por el mismo microorganismo, cada una será analizada para asignarle el medicamento más adecuado.

Reiteró que básicamente es porque todo tratamiento tiene efectos secundarios o factores de riesgo como puede ser la resistencia a medicamentos en caso de uso inadecuado.

“En efecto la helicobacter pylori se erradica con antibióticos, pero primero es necesario que se realicen diversos estudios para confirmar el diagnóstico y luego ver si el cuadro es sintomático o no. Hay pacientes que pueden cohabitar sin problemas con la bacteria, pero en otros podría desarrollarse una úlcera e incluso una tumoración”.

Entre las formas de diagnosticar la presencia de helicobacter pylori están las pruebas de sangre (búsqueda de anticuerpos), análisis de heces fecales, realización de endoscopía (la cual implica una toma de muestra de tejido o biopsia, a fin de que sea analizada por un médico patólogo).

Santiago Luna dijo que una de las principales medidas que se toman en caso de afecciones estomacales de este tipo es modificar los hábitos higiénicos y alimenticios. Si estos no mejoran, a pesar del tratamiento médico uno de cada tres pacientes volverá a desarrollar el problema, debido a que sigue en contacto con el microorganismo.

Detalló que la helicobacter pylori es una bacteria que vive y se reproduce de manera muy frecuente en el ser humano, y pese a tener la capacidad de alojarse en otras partes del aparato digestivo, suele hacerlo en el estómago. Debe ser atendida cuando causa molestias comúnmente asociadas a la gastritis.

El gastroenterólogo recomendó a la población estar al tanto de su salud digestiva, poniendo también atención en si al momento de defecar se observan evacuaciones de color rojo o negro, así como pérdida de peso corporal. Los dos serían signos de alarma que ameritan atención en una unidad médica.