El nuevo Eurostar de alta velocidad que unirá a Londres con Ámsterdam a partir del mes de abril tendrá una reducción del 80 por ciento en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) respecto al avión.

Los primeros billetes salieron a la venta y harán los viajes más ecológicos y comodos comparados con los realizados en avión.

Londres y Amsterdam ya estaban unidas por multitud de líneas de vuelos low cost (bajo costo), por lo que la idea de Eurostar es captar a los viajeros más preocupados por la huella de carbono que siempre dejan los viajes aéreos.

Más de cuatro millones de pasajeros al año vuelan entre Londres y Ámsterdam, lo que la convierte en una de las rutas aéreas más transitadas de Europa a medida que los Países Bajos crecen en popularidad como un centro clave de negocios y turismo.

Aunque ya se puedan comprar los billetes, habrá que esperar hasta el 4 de abril para comenzar a viajar.

El nuevo Eurostar de alta velocidad realizará la ruta desde la estación londinense de St. Pancras hasta Ámsterdam en unas tres horas y cuarenta minutos por algo menos de cuarenta euros el trayecto.

La vuelta es una hora más larga porque es necesaria la parada en Bruselas ya que las autoridades holandesas aún no tienen todo listo para el control de pasaportes.

Los trenes tendrán también parada en Rotterdam, a donde se llegará en tres horas, por lo que parecen una opción ideal para una escapada completa a Holanda desde Londres.

Los pasajeros contarán con mayor margen para llevar equipaje en el tren, además de evitarse parte de los engorrosos trámites de los aeropuertos, aunque todavía está por confirmar qué ocurrirá con los controles de pasaportes cuando entre en vigor el Brexit.

El operador ferroviario a través del Canal de la Mancha desafía a las aerolíneas establecidas en la ruta, incluidas British Airways, easyJet y Ryanair con fuertes argumentos, como que un viaje en Eurostar entre Londres y Amsterdam emite un 80 por ciento menos de carbono que el vuelo equivalente.

Los planes para el servicio se anunciaron por primera vez en septiembre de 2013 pero la fecha oficial de inicio ha estado sujeta a numerosas demoras, debido a los controles de inmigración y pasaportes.

Nicolas Petrovic, presidente de Eurostar, afirmó que el servicio holandés anunciaba una nueva era en el tren internacional de alta velocidad.

“Con servicios directos desde Reino Unido a los Países Bajos, Francia y Bélgica, estamos transformando los vínculos entre Reino Unido y tres de las principales naciones comerciales de Europa”.

Los trenes que se utilizarán para la ruta son los nuevos e320, que han estado operando entre Londres y París desde 2015, ya que su tecnología es compatible con el sistema ferroviario holandés.