La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) ha clausurado 17 verificentros en Estado de México, Puebla, Tlaxcala y Morelos, por no haber adquirido la figura de Unidades de Verificación acreditadas a más tardar el 27 de enero de 2018.

La Profepa inició la vigilancia a la NOM-167-SEMARNAT-2017 con 116 visitas de inspección hasta el 16 de febrero; ha visitado 97 centros de verificación vehicular y 19 unidades de verificación vehicular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Dicha norma, recordó, establece los límites máximos permisibles de emisión de contaminantes para los vehículos automotores que circulan en Ciudad de México, Hidalgo, Estado de México, Morelos, Puebla y Tlaxcala; los métodos de prueba para la evaluación de dichos límites y las especificaciones de tecnologías de información y hologramas.

Así ha impuesto 17 clausuras a verificentros por no dar cumplimiento al Artículo VII Transitorio de la NOM-047, que estipula que los centros de verificación vehicular deberán haber adquirido la figura de Unidades de Verificación acreditadas y aprobadas a más tardar el 27 de enero de 2018.

Mediante un comunicado, precisó que se han encontrado 42 verificentros cerrados o sin prestar el servicio de verificación que les fuera concesionado por la autoridad ambiental, lo que representa el 36 por ciento de los visitados.

Los 63 verificentros en Hidalgo y los 33 de Tlaxcala, detalló, dejaron de operar a partir de este mes, mientras Morelos anunció a que a partir del 15 de febrero suspende su Programa de Verificación Vehicular Obligatorio.

Recordó además que desde finales de 2017 el Gobierno de la Ciudad de México informó sobre la suspensión de su programa hasta julio.

Además en lo que corresponde a las unidades de verificación vehicular para el transporte público federal la autoridad responsable comunicó que 43 de las 101 instaladas en la megalópolis actualmente no están operando.

La Profepa agregó que continuará inspeccionando a los verificentros para impulsar que las evaluaciones de emisiones cumplan metrológicamente para impulsar las acciones que mejoren la calidad del aire en la megalópolis.