Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), informó que este martes inició el montaje del primero de los 21 foniles que soportarán la cubierta del Edificio Terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Por lo que dicha obra avanza conforme a lo establecido en el programa de trabajo del consorcio constructor integrado por empresas mexicanas e internacionales.

En un comunicado, precisó que cada una de estas estructuras en forma de embudo tendrá una altura máxima de 45 metros, similar a la del Palacio de Bellas Artes, y está construido de acero de origen mexicano.

Cada uno, señaló, pesará alrededor 357 toneladas, 220 de su estructura más 137 de su base.

Cada fonil se conforma de dos estructuras: la interna queda hacia adentro del Edificio Terminal; la externa permitirá la captación de agua de lluvia para su tratamiento y uso en el nuevo aeropuerto, la entrada de aire y luz natural, con lo cual será amigable con el medio ambiente.

Los foniles son una de las características de alta ingeniería y arquitectura, diseñados por la mancuerna de Norman Foster y Fernando Romero.

Con estas 21 estructuras, la Terminal del NAIM no tendrá muros, alojará en su interior un edificio de cuatro niveles para los diferentes servicios aeroportuarios como salas de espera, conexiones a los aviones para llegadas y salidas de pasajeros, documentación, registro de equipaje, negocios y comercios, entre otros.

El consorcio constructor de Edificio Terminal está conformado por las empresas Operadora CICSA, Constructora y Edificadora GIA+A, Promotora y Desarrolladora Mexicana, Promotora y Desarrolladora Mexicana de Infraestructura.

Así como la Peninsular Compañía Constructora, Operadora y Administración Técnica, Acciona Infraestructuras, Acciona Infraestructuras México, FCC Construcción, FCC Industrial e Infraestructuras Energéticas e ICA Constructora de Infraestructura.