El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechaza el uso de un mecanismo que altera la operación de las armas semiautomáticas para darles mayor poder letal, informó hoy la Casa Blanca, pero sin comprometer su apoyo a una puja legislativa para prohibirlo.

La vocera presidencial, Sarah Sander, adelantó que el mandatario hará un anuncio sobre el dispositivo, conocido como "bump stock", luego de una revisión sobre sus regulaciones por parte del Departamento de Justicia y la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF).

“Mi entendimiento es que esa revisión ha concluido y habrá movimiento pronto. El presidente está comprometido en asegurar que esos artefactos son, bueno no voy a adelantar el anuncio, pero puedo decir que el presidente no apoya el uso de esos accesorios”, dijo en rueda de prensa.

El uso de "bump stock" cobró notoriedad después de la masacre de octubre pasado en Las Vegas, donde un solo pistolero, apostado desde el piso 32 de un hotel, asesinó a 58 personas que asistían a un concierto de música country.

El poder letal del rifle AR-57 se vio incrementado por el uso de ese artefacto, que colocado en la culata del rifle, permite al tirador disparar un mayor número de balas, debido a una acción que parece replicar el accionar del gatillo en una arma automática, las cuales están prohibidas para civiles.

Ese fue el mismo tipo de arma utilizado por Nikolas Cruz para cometer la masacre en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas el pasado miércoles, en Parkland Florida, y que dejó un saldo de 17 muertos.

Sanders dijo que Trump apoya también mejoras al sistema de verificación de antecedentes para hacerlo más eficiente, “y vamos a continuar viendo otros factores”.

Cuestionada sobre la reinstalación de la prohibición para la venta de armas semiautomáticas, que estuvo vigente por 10 años hasta 2004, Sanders aseguró que “no hemos cerrado puertas en ningún frente”.

“Es por eso que los próximos meses y semanas vamos a tener conversaciones para ver cómo está este proceso, y ver cuáles son las áreas donde podemos ayudar a hacer cambios, y donde lo podemos hacer mejor”.

Dio a conocer que mañana miércoles Trump recibirá en la Casa Blanca a padres de familia y maestros para discutir el tema de la seguridad en las escuelas, y donde han sido invitados residentes de comunidades que han sido tocadas por masacres en escuelas.

El próximo jueves el mandatario presidirá un encuentro con funcionarios locales, incluidos del ámbito policiaco, y posteriormente celebrará una reunión con gobernadores y procuradores estatales de justicia para continuar la discusión.