Delegados del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana (CCGM) se reunirán en Acapulco para participar en la VII Reunión Nacional de Información "La Cocina Tradicional Mexicana Patrimonio Cultural de la Humanidad" que se realizará del 22 al 25 de febrero de 2018.

En conferencia de prensa, Gloria López Morales presidenta del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana dijo que durante cuatro días, los 67 delegados del CCGM provenientes de todo el país presentarán informes sobre los proyectos de rescate, salvaguardia y promoción de las cocinas regionales y locales, para posteriormente redactar los reportes periódicos que requiere la UNESCO.

Dijo que la valoración de la cocina propia estimula el consumo de productos locales, el regreso a una dieta tradicional que a lo largo de la historia ha mostrado sus bondades y su buena influencia en la salud.

López Morales señaló que también se conocerán avances sobre el rescate, salvaguardia y promoción del bien inscrito como Patrimonio de la Humanidad.

Dijo que es necesario convocar cada año a los delegados del Conservatorio de la Cultura Gastronómica para que cuenten qué pasa en sus ciudades y poder hacer un informe.

“Se trata de venir a redireccionar la tradición, ubicarnos en nuestra realidad local y regional y ensanchar y consolidar nuestras redes, ese es el objetivo de la reunión”, explicó.

La inscripción de la cocina tradicional mexicana, cultura comunitaria, ancestral y vigente, se dio en el año de 2010, desde ese momento existe el compromiso de informar a la UNESCO acerca del avance en el Rescate, Salvaguardia y Promoción del bien inscrito.

A su vez, José Iturriaga, Vicepresidente del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, aseguró que la gastronómica debe de tener efecto más allá de lo turístico para aterrizar en el desarrollo económico y social.

Señaló que la cocina de Guerrero no es la que más se conoce a nivel nacional y lo único que se sabe de este estado en su cocina es que se prepara el ceviche Acapulqueño, el pescado a la talla, el pozole, los dulces de tamarindo.

Sin embargo, dijo que esta entidad suriana va mucho más alla de la cocina de Guerrero porque tiene una variedad de atoles de Acapetlahuaya, la cocina tradicional de Tixtla y de Chilapa, Chilpancingo, la cocina afromestiza, lo cual mucho desconocen.

Comentó que en México se han hecho eventos gastronómicos de “alto vuelo”, pero muchos se olvidan que la fuente de esa llamada alta cocina inicia con la cocina tradicional.

“Los verdaderos y mejores chef de comida mexicana en realidad lo aprendieron de sus madres, en los mercados, en las fondas; es decir, la verdadera alta cocina mexicana es la cocina tradicional”, precisó.

El chef Javier Reyna, delegado estatal del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, dijo que Guerrero entregará un informe a la UNESCO para darle un trabajo continuo y de seguimiento a lo que es la salvaguardia, difusión y el rescate de la cultura gastronómica guerrerense.

Aclaró que el informe que se entregará a la UNESCO no consiste nada más en recetas sino todo lo que hay detrás de la preparación de un platillo, los ingredientes y de donde provienen estos ingredientes, su cultura y las tradiciones y costumbres.

El chef comentó que con este informe, que se entregará por sexta vez, se buscará que el gobierno del estado se comprometa a ejercer un trabajo continuó a la gastronomía guerrerense para difundirla.

Ejemplificó que Acapulco y Guerrero tienen una variedad en su gastronomía como los 76 atoles del municipio de Acapetlahuaya y no hay otra región en el mundo que tenga una variedad de atoles y esto se debe a que el campo guerrerense produce muchas frutas.