Justin Bieber no gana para disgustos. Después de una complicada gira europea, con un paso por el hospital y varias cancelaciones, se ha llevado otro disgusto en Múnich. Su mono capuchino, Mally, no tenía la documentación necesaria para pisar territorio alemán.

Bieber se enfrenta a una multa de más de 10.000 euros después de que el mono fuera retenido en la aduana. "No se puede aterrizar con un animal salvaje si el vuelo no procede de otro país de la Unión Europea y no tiene la documentación adecuada", indicaron.

Según informa el británico The Sun, la estrella del pop se saltó las normas para estos animales e insistió en que volara con él. "Vive en una realidad alternativa, está fuera de control", dijo una fuente al diario. "No pensó en los posibles riesgos. Le lleva a todas partes, tendrá el corazón roto".

Mally fue un regalo por su 19 cumpleaños, el 1 de marzo, y desde entonces le acompaña por su gira europea. El cantante, ídolo de muchas jóvenes, actúa en Berlín sin su compañía.