Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tratan con cirugía los tumores pequeños y numerosos en el colon, para evitar que con el tiempo provoquen cáncer en el paciente.

La poliposis se caracteriza por la formación de más de 100 pequeños tumores en el colon, los cuales pueden ser retirados con tratamiento quirúrgico, a partir de los 21 años.

La enfermedad es causada por una alteración genética y es hereditaria, explicó el médico Jesús Torres Peralta, adscrito al servicio de Coloproctología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza.

Los portadores tienen 50 por ciento de probabilidad de desarrollarla, independientemente del sexo. Por lo tanto, es necesario hacer un estudio genético de la familia, subrayó.

Destacó que cuando hay antecedentes familiares, la poliposis debe detectarse desde la edad pediátrica, dar seguimiento al paciente, programar la cirugía para quitar los pólipos y evitar cáncer metastásico.

Es una enfermedad rara, a nivel mundial se detecta un caso por cada 100 mil o 200 mil habitantes y los síntomas, aunque no son claros, pueden incluir sangrado al evacuar por rompimiento de un pólipo, lo que obliga a recibir atención.

Normalmente se realizan estudios de colon por enema o endoscopía, para descartar cáncer metastásico y al confirmarse la presencia de tumores, enseguida se efectúa una conexión quirúrgica del intestino delgado al ano.