Autoridades de Nueva Zelanda declararon hoy estado de emergencia en siete provincias del sur del país por el paso del ciclón Gita, que trae consigo lluvias torrenciales, fuertes vientos y olas de hasta casi siete metros de altura.

La emergencia fue declarada en las provincias Christchurch, Buller District, Gray District, Selwyn, Westland, Tasman y Taranaki por el ministro de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, poco antes de que la tormenta tocará tierra en la Isla Sur del país.

"Mi mensaje sigue siendo para la gente, por favor, estén atentos de las advertencias de las autoridades locales y respeten la interrupción de los viajes, y por favor, tengan cuidado", afirmó Ardern, en declaraciones a la prensa a su salida del Parlamento.

El jefe de gobierno dijo que ante la fuerza que retomó Gita, luego de ser degradada a tormenta, tras golpear la semana pasada Fiji y Toga, había ordenado el despliegue de militares a la Isla Sur y a la oficina nacional de Defensa Civil prepararse para ayudar a las personas que sean afectadas.

Desde esta mañana, grandes olas de hasta 6.7 ​​metros de alto han estado golpeando las costas de la Isla Sur, causando inundaciones, mientras que los fuertes vientos han dejado sin electricidad a decenas de miles de personas.

Las fuertes lluvias causaron inundaciones en varias carreteras importantes, que quedaron intransitables, mientras que decenas de vuelos desde y hacia el Aeropuerto Internacional de Wellington fueron suspendidos hasta nuevo aviso, según un reporte de la edición electrónica del diario New Zealand Herald.

En Christchurch, las principales carreteras fueron cerradas en preparación al paso de la tormenta, las escuelas de todos los niveles educativos suspendieron sus clases y los comercios fueron cerrados.

Además, el Departamento de Conservación ordenó el cierre de todas las rutas de senderismo y zonas para acampar a lo largo de la costa oeste del país e instó a los turistas a evitar las zonas bajas y buscar refugios seguros.

Según el informe periodístico, más de 60 turistas, en su mayoría de nacionalidad china, quedaron atrapados dentro de dos autobuses turísticos en Whataroa, en la Isla Sur, mientras pasaba el ojo de la tormenta.

Se prevé que el mayor impacto de la tormenta se sentirá entre la noche de este martes y las primeras horas de mañana miércoles, cuando los vientos alcancen los 150 kilómetros por hora, por lo que se ha instado a los residentes de las zonas bajas a evacuar las zonas y trasladarse a lugares seguros.

El ciclón Gita golpeó la semana pasada a las naciones insulares de Fiji y Tonga, con vientos de hasta 171 kilómetros por hora, y aunque perdió fuerza, los meteorólogos advirtieron que era probable que causara estragos mientras atravesaba el centro de Nueva Zelanda.

También se espera que las ráfagas de viento de hasta 140 kilómetros por hora continúen hasta las 01:00 horas locales del miércoles en la región de South Taranaki y de 120 kilómetros por hora en North Taranaki, por lo que contratistas del ayuntamiento y los bomberos lucharon contra reloj para asegurar los techos de las viviendas y mantener las carreteras despejadas de árboles que pudieran caer.