La Policía municipal de París comenzó a patrullar con vehículos eléctricos “limpios” para reducir la contaminación en la capital, informaron fuentes oficiales.

Los primeros 13 vehículos policiacos “ciento por ciento eléctricos” comenzaron a circular en los últimos días por la capital y su región, reportó la Prefectura de Policía de la capital francesa.

Los autos, de fabricación alemana, tienen cinco plazas y una autonomía de 200 kilómetros, de acuerdo a las fuentes.

La iniciativa forma parte de un plan de sustitución de vehículos antiguos contaminantes.

En 2012 la policía parisina comenzó a usar vehículos eléctricos pero muy pequeños, de tan solo una plaza, y destinados a una vigilancia de parques y zonas peatonales.

Además de los autos de policía, la administración de la capital planea adquirir una flota de autobuses de pasajeros eléctricos para reducir la contaminación de medios públicos de transporte en la capital francesa.