El Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Economía, Finanzas y Gestión de Empresas ha sido concedido en su décima edición a Timothy Bresnahan, Ariel Pakes y Robert Porter por abrir el campo de la economía industrial empírica.

Se trata de un campo dentro de la organización industrial que ha creado técnicas fundamentales para tratar de medir el poder de mercado (entendido como la capacidad de un agente empresarial para modificar los precios en ese mercado).

El acta del jurado destacó que Bresnahan, Pakes y Porter, motivados por preguntas relevantes para las políticas públicas, desarrollaron metodologías que han tenido un impacto significativo y duradero en el trabajo posterior en la organización industrial así como en otros campos aplicados.

La primera gran aportación de los profesores es la realización de estudios empíricos sobre el poder del mercado de las empresas en mercados actuales y el hecho de realizarlos de tal modo que sus hipótesis fueron comprobadas de manera muy rigurosa.

Poco después de conocer la noticia del fallo, Bresnahan explicó que "específicamente, nos ha preocupado mucho que el declive en el grado de competencia en muchos mercados en los países ricos haya llevado a un incremento del poder del mercado”.

Eso evidencia, prosiguió, que “el progreso tecnológico no lleva necesariamente a precios más bajos y mejores productos para los consumidores, sino que ha sido capturado por los vendedores”.

Anotó que "hemos intentado aplicar las ideas, los principios y modelos de la teoría de juegos con modelos empíricos, que pueden estudiarse en mercados reales".

Esto, añadió el catedrático de Stanford, ha abierto un nuevo campo de gran éxito en la economía, con métodos sólidos y eficaces para estudiar la existencia, la importancia y los efectos reales del poder del mercado”.

El acta subrayó que Robert Porter ha hecho importantes contribuciones teóricas y empíricas al estudio de la colusión, especialmente en el contexto de las subastas.

Porter ha investigado cómo detectar y evitar la colusión, es decir, el acuerdo entre partes para evitar la competencia, ya sea mediante actuaciones para incrementar los precios que cobran a los consumidores,  para bajar los precios que pagan a sus proveedores, o para impedir la entrada en el mercado de nuevos competidores.

Una investigación típica de Porter comienza adaptando la teoría económica al contexto institucional de una subasta concreta.

A continuación, formula las predicciones empíricas de la teoría para los datos disponibles. Finalmente, diseña una estrategia econométrica a medida que sea apropiada para el contraste empírico de las predicciones. Todo hecho con una actitud forense y atención al detalle en todos los frentes.

Por su parte, Ariel Pakes hizo hincapié en que la gran aportación de sus trabajos es que “la literatura anterior se basaba en ciertas presunciones y era difícil saber cuáles eran relevantes en cada caso".

"Lo que hicimos fue desarrollar las herramientas empíricas que permitían averiguar qué presunciones eran las adecuadas y, a continuación, realizar el análisis", anotó.

Puso como ejemplo: ¿cuál sería el impacto de una fusión de compañías o de un cambio arancelario? y añadió que "los modelos que desarrollamos nos permiten predecir los efectos de estos cambios”.

Pakes ha desarrollado modelos y métodos econométricos para el estudio de la demanda y la eficiencia productiva. Sus métodos para estimar la demanda y los patrones de sustitución en mercados con productos diferenciados han sido ampliamente adoptados tanto en la academia como en los análisis regulatorios y profesionales de la competencia.

Asimismo, sus métodos para la estimación de la productividad se han convertido en la herramienta estándar en el estudio empírico de la producción de las empresas.

El jurado apuntó que los modelos desarrollados por Bresnahan, Pakes y Porter son utilizados por las autoridades de la competencia de una gran cantidad de países del mundo, incluidos Estados Unidos y la Unión Europea.

Esto, porque las herramientas que han diseñado permiten entender cómo funcionan los mercados y ver si las posibles operaciones entre agentes provocarán o no distorsiones en el mercado.