La diputada federal Arlette Muñoz Cervantes presentó una iniciativa de reforma al Reglamento de la Cámara de Diputados para reducir los tiempos en que deben dictaminarse las iniciativas y Puntos de Acuerdo, al interior de las distintas comisiones.

Lo anterior, con la finalidad de terminar con el rezago legislativo que provoca que temas de especial relevancia sean enviados a la congeladora hasta por toda una Legislatura.

La parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN) recordó que a la fecha la Cámara baja tiene pendientes por dictaminar poco más de cuatro mil 500 iniciativas sobre distintos temas y ello contribuye a aumentar la percepción ciudadana de la improductividad de los órganos legislativos del país.

Por lo anterior, la diputada Muñoz Cervantes planteó que en el caso de las iniciativas comunes y puntos de acuerdo, se reduzca de 45 a 30 días (naturales), tal y como ocurre con las iniciativas preferentes, con la salvedad de que puedan prorrogarse por única ocasión hasta por 15 días.

Actualmente, explicó, el periodo para dictaminar las iniciativas comunes y puntos de acuerdo es de 45 días hábiles, más la prórroga que puede ser hasta el doble del plazo.

“Salvo las iniciativas preferentes, los plazos prorrogables para dichos instrumentos son de hasta el doble del periodo común, lo que lleva a que puedan pasar hasta 90 días hábiles para dictaminar en positivo o negativo una iniciativa que no sea de orden Constitucional”, reprochó la panista.

La diputada Federal del partido blanquiazul señaló que las iniciativas de reforma constitucional pueden implicar un periodo de dictaminación de hasta un año entero, pues con prorroga de revisión suman 180 días y si se convierte en minuta y pasa a la Cámara revisora, suma otros 180 días para visto bueno.

“Frente a los siete meses con los que cuentan las comisiones para dicho proceso, prácticamente algunas iniciativas son enviadas a la congeladora de manera directa hasta por toda una legislatura”, dijo.