Directivos del Banco de Alimentos de Guatemala (BAG), al presentar los resultados de la gestión 2017, informaron hoy que beneficiaron a más de 360 mil personas que viven en la pobreza y amenazadas por el hambre.

Indicaron que las 500 toneladas de alimentos captadas en 2017, donadas por empresas y personas, fueron superiores en 40 por ciento a las de años anteriores, e instaron al sector privado a sumarse a la causa en favor de las familias más desposeídas.

La entidad privada, que funciona desde 2006, cuenta con casi medio centenar de empresas y 31 organizaciones asociadas, e impacta en 11 de los 22 departamentos del país (17 millones de habitantes).

El año pasado atendió a unas 360 mil personas de áreas de la capital y del interior en extrema pobreza, y sirvió 105 mil desayunos escolares. Las familias beneficiarias pagan un precio reducido o simbólico para la despensa.

La empresa mexicana Bimbo, la guatemalteca Alimentos S. A., transnacionales como Nestlé y Kellogg's, y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), figuran entre los socios fundadores.

El presidente del BAG, Edgar Estrada, destacó que los resultados de 2017 son una muestra de que se puede combatir el hambre y apoyar a los guatemaltecos en extrema pobreza.

La institución, que contribuye a crear conciencia entre productores y distribuidores para evitar el desperdicio de alimentos, recupera y aprovecha todo alimento apto para consumo humano.

Acopia, selecciona y distribuye productos como avena, granos básicos, leche, cereal, jugos, galletas, frijol en lata, azúcar, pastas y golosinas, entre otros.

El integrante de la junta directiva del BAG, Eduardo Castillo, dijo a Notimex que el sector privado ratifica su compromiso con las familias más pobres, y que la empresa que representa aporta 11.5 toneladas de productos al mes.

El vicepresidente del área de Alimentos de la corporación empresarial Castillo Hermanos, aseveró que trabajan para contribuir a aliviar la “terrible situación de la desnutrición infantil” en Guatemala, que afecta al 50 por ciento de niños de cero a cinco años de edad.

En la reunión de la entidad privada asistencialista participó como invitado el director de The Global Food Banking Network, Chris Rebstock, quien expuso que los bancos de alimentos sirven a 7.2 millones de personas a nivel mundial.

El ejecutivo estadunidense indicó que la comunidad global de bancos de alimentos colabora con unas 43 mil instituciones para contribuir a erradicar el fenómeno del hambre.