Un grupo de estudiantes simuló hoy su propio deceso frente a la Casa Blanca para exigir al presidente Donald Trump mayor control en la compra de armas de fuego, luego de la masacre en una escuela de Florida.

Con pancartas con la leyenda “Protege a los Niños, no a las armas”, los 17 jóvenes llamaron la atención del país por lo que consideran la inacción de la Casa Blanca y del Congreso para regular la proliferación de armas en el país.

“Estamos haciendo una expresión sobre las atrocidades que han sido cometidas debido a la falta de control de armas y enviar un fuerte mensaje a nuestro gobierno de que debemos tomar acción ahora”, señaló el grupo.

Los jóvenes, miembros del grupo Teens por Gun Reform (Adolescentes por la Reforma de las Armas), leyeron en voz alta los nombres de los 17 estudiantes asesinados en el escuela preparatoria Marjorie Stoneman Douglas por el autor de la masacre, Nikolas Cruz.

“El miedo no tiene lugar en las escuelas”, se leía en una de las pancartas. “Hay sangre en sus manos”, rezaba otra.

El fin de semana un grupo de estudiantes sobrevivientes del ataque anunciaron planes para realizar una movilización nacional y una marcha en Washington para exigir a la Casa Blanca y al Congreso acción sobre el control de armas.