Dos menores se suman a la lista de héroes e historias de vida que se cruzaron hace unos años en los pasillos del Hospital de Especialidades del IMSS de San José, porque ambos padecieron leucemia linfoblástica aguda infantil, pero gracias a la oportuna atención de los médicos hoy han vencido al cáncer.

Al respecto la Delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dio a conocer que César Zoé y Perla Cristel son dos pequeños que actualmente llevan una vida prácticamente normal, él quiere ser militar y ella doctora.

La hematóloga, Vanessa Teeran Cerqueda, del IMSS en un comunicado narró que los menores actualmente son pacientes en vigilancia, pero que sus casos llegaron aquí en el 2014.

César Zoe llegó a los seis años y actualmente tiene 11 años, es un menor que sonríe casi todo el tiempo, viste con ropa sport ya que dice que le gusta el futbol y su equipo favorito es el Real Madrid, a manera de broma señaló que no le va a ningún equipo de México porque no son tan buenos.

También reveló que le gustaría ser militar para ayudar a mucha gente y que actualmente acude al Pentatlón Militar, porque desde siempre le ha llamado la atención la vida de los soldados.

Teeran Cerqueda mencionó que en el primer año de quimioterapias de César, fue difícil y poco alentador, ya que la enfermedad no cedía y tuvo una recaída, fue entonces que decidió hacer un trasplante hematopoyético, y la primera opción fue su hermana (dos años menor que él), que al ser del sexo femenino sus células eran más agresivas para su organismo.

“Antes que mi hermana me donara me sentía mal y muy débil; después que mi hermana me donó la medula ósea me sentí mejor, ya pude hacer más cosas. Al principio sentía mucho dolor en el pecho, no podía dormir, pero cuando llegué al hospital me dieron medicamentos y se me quitó el dolor”, señaló.

En el caso de Perla llegó cuando tenía cuatro años, reaccionó de manera favorable con la quimioterapia y ahora está sólo con sus consultas programadas y bajo vigilancia para evitar cualquier recaída, enfatizó la especialista del IMSS en Puebla.

Mencionó que vivió momentos difíciles en el hospital, pero su mamá y las enfermeras la trataron muy bien, incluso acudía a la escuela del Hospital de San José.

Ahora Perla está a punto de cumplir ocho años, y sabe que tiene una segunda oportunidad para llegar a ser doctora y curar a todos los niños de leucemia.