Luego de los sismos recientes, el sitio inmobiliario Propiedades.com recomendó revisar los muros de la propiedad habitada o antes de ser comprada, así como el piso para confirmar o descartar daños graves o superficiales.

Señaló en su análisis semanal la importancia de conocer los elementos que componen una construcción y su fecha de edificación; “si detectas grietas, fracturas, inclinaciones o hundimientos, es importante que lo reportes a la Secretaría de Protección Civil al teléfono 5615-7970”, expuso.

De acuerdo con el vocal de la Mesa Directiva de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, José Antonio López, si las grietas de una pared forman una diagonal con la línea horizontal del piso, o bien, están paralelas a éste, entonces son peligrosas y la construcción debe abandonarse hasta que sea revisada.

“Si en una losa las grietas van diagonales desde las esquinas hasta el centro, es una falla importante. Si se pueden apreciar grietas en más de 20 por ciento de los muros de una construcción, ésta podría correr riesgo y deberá ser revisada”, detalló el experto.

En un comunicado, refirió que tras un sismo también se pueden producir hundimientos, desplomes, golpeteo con edificios, desprendimiento de recubrimiento, vibraciones de losas o sistemas de piso y huecos en elementos estructurales.

Por lo anterior, recomendó antes de comprar un inmueble identificar el modo de construcción, columnas y trabes, o muros de concreto y mampostería. “Si se trata de una construcción que combina estos sistemas, su comportamiento puede ser dudoso”, advirtió.

Asimismo, si el vendedor no entrega planos arquitectónicos, estructurales y de instalaciones, es mejor considerarlo de mala calidad, además que es importante analizar todas las construcciones aledañas.

Y si es es un edificio con departamentos, es importante revisar todo de manera externa, incluso las rampas de escaleras.

También es importante golpear con los nudillos sobre muros, columnas, trabes, elementos estructurales e intentar escuchar si están huecos o no, porque a veces es difícil apreciar deficiencias constructivas. De igual manera, verificar que no vibren los sistemas de piso.

A su vez, el director responsable de obra, Raúl Aranzabal, dijo que de elegir una propiedad, es necesario revisar el historial del inmueble, y consideró que es importante revisar si hay cambios en el uso de suelo, o bien, si en la planta baja hay algún establecimiento comercial, así como tener cuidado con espacios de más de 10 pisos.

“Las fisuras comunes son a 45 grados en los muros de rigidez, aunque se pueden reparar, casi siempre se nota algún aplanado mal puesto, alguna fisura que fue reparada. Son las más peligrosas porque quiere decir que el edificio se movió y tronó hacia algún lado”, advirtió Aranzabal.

Agregó que si el edificio tiene estacionamientos subterráneos es positivo, porque genera más estabilidad para la construcción, por la tierra que se quita del subsuelo; mientras que algunos de los edificios que cuentan con mezzanine son inseguros, ya que carecen de muros de carga suficientes.

Para el especialista, al revisar la antigüedad de un inmueble se obtiene la referencia del reglamento en el que está basada su construcción.