> Enviado papal inicia en Chile misión por obispo acusado de encubridor

Enviado papal inicia en Chile misión por obispo acusado de encubridor

El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, viajó hoy a Chile como enviado papal para iniciar una serie de entrevistas encaminadas a aclarar las acusaciones de encubrir abusos sexuales contra menores...

El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, viajó hoy a Chile como enviado papal para iniciar una serie de entrevistas encaminadas a aclarar las acusaciones de encubrir abusos sexuales contra menores lanzadas contra el obispo de Osorno, Juan Barros.

Quien fuese durante 10 años el fiscal especial del Vaticano para los abusos y funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, llegó a Santiago la mañana de este lunes y dedicará hasta el próximo viernes a tomar diversos testimonios.

El clérigo sostendrá sus reuniones en las dependencias de la Nunciatura Apostólica, la embajada vaticana en Chile. El aterrizó en el país tras un fugaz paso por Estados Unidos donde tomó la primera declaración a Juan Carlos Cruz, una de las víctimas del sacerdote Fernando Karadima.

Barros era uno de los pupilos predilectos de Karadima, quien durante años fue un referente de enorme peso en la Iglesia chilena desde su puesto de párroco en el templo del Bosque, ubicado en uno de los barrios más tradicionales de la capital del país.

Con los años se convirtió el secretario del cardenal Juan Francisco Fresno (1914-2004) y posteriormente fue designado vicario militar del país. En 2011 y tras un escándalo público, Karadima fue hallado culpable de abusos por el Vaticano.

Desde entonces, las víctimas encabezadas por Cruz, James Hamilton y Fernando Batlle, comenzaron a acusar a Barros de haber presenciado los ataques y de haber contribuido posteriormente a encubrirlos, incluso a nivel institucional.

Pese a estos señalamientos públicos, en enero de 2015 el Papa Francisco designó a este clérigo como pastor de la diócesis de Osorno y el Vaticano ratificó que, tras haber realizado una investigación no halló elementos contra él.

En la diócesis chilena un grupo de fieles creó un activo movimiento contra el obispo y el descontento creció hasta manifestarse en la reciente visita apostólica del pontífice al país, durante la cual el tema de Barros casi monopolizó la atención mediática.

Públicamente el Papa manifestó su convicción de inocencia del obispo, lo cual generó una encendida polémica que tomó desprevenido al mismo Francisco. Una vez de regreso a Roma, instruyó el viaje de Scicluna para aclarar el caso de una vez por todas.

Según informó la Conferencia Episcopal Chilena, para que les sea garantizada su participación en un clima de respeto y confianza, algunas personas que se entrevistarán con el enviado papal han pedido mantener la reserva de sus identidades. 

Con todos los datos recabados, el arzobispo maltés redactará un informe y lo entregará directamente al Vaticano. La decisión final quedará en manos de Francisco.