El grupo extremista Estado Islámico (EI) se responsabilizó hoy del ataque armado perpetrado la víspera contra fieles de una iglesia ortodoxa en la sureña república rusa de Daguestán, en el que murieron cinco personas y otras cuatro resultaron heridas.

“Un soldado del Islam, Khalil Daghestani, atacó a una iglesia en la ciudad de Kizlyar, en Daguestán", afirmó el grupo extremista radical en una declaración difundida por su agencia de noticias Amaq, usando el nombre de guerra del atacante.

El ataque se registró la noche de este domingo en una iglesia de la ciudad de Kizlyar, al finalizar la Maslenitsa, una festividad popular tradicional rusa que simboliza el final del invierno y precede a la Cuaresma para los cristianos ortodoxos.

"La gente estaba abandonando una iglesia después del servicio vespertino cuando el tirador abrió fuego", afirmó el alcalde de Kizlyar, Alexander Shuvalov, poco después del ataque y de que la policía abatió a tiros al atacante.

En un mensaje a través de la aplicación de mensajes Telegram, el EI describió al asaltante como un "soldado del califato" y publicó un video sobre algunas de sus hazañas y del momento en el que jura lealtad a Abu Bakr al-Baghdadi, líder del EI, a quien se refiriere como "el emir de los creyentes".

En la grabación, se observa a un hombre encapuchado, sentado frente a la bandera del Daesh, acrónimo en árabe del EI, con arma y un cuchillo largo apoyados en una pared detrás, las cuales presumiblemente utilizó en el ataque, según un reporte del diario o ruso RBK Daily.

El video, cuya autenticidad aún no podido ser confirmada, fue publicado en varios sitios islamistas usados por el grupo para promover su propaganda y de manera independiente por miembros del EI y sus seguidores a través de las redes sociales.

De acuerdo con la versión de varios testigos, el atacante, quien portaba un cuchillo y un rifle de caza, abrió fuego contra fieles en una iglesia ortodoxa en Kizlyar, gritando "Allahu akbar" (Dios es Grande, en árabe).

Los asistentes a la iglesia dijeron que gracias a que lograron cerrar a tiempo las puertas del templo y evitar que el atacante entrara, no hubo un mayor número de personas, según un reporte de la agencia de noticias rusa Itar-tass.

El Ministerio del Interior regional confirmó que cuatro mujeres perdieron la vida en el lugar, mientras que el atacante fue "eliminado" y una la quinta mujer murió en el hospital a consecuencia de la gravedad de sus heridas sufridas.

Por ahora, las autoridades de Daguestán, han identificado al atacante sólo como un hombre de 22 años, originario de la región, sin vincularlo con el Estado Islámico (EI) u otra organización extremista.