Un equipo de investigación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ha desarrollado un método y un sistema para el tratamiento y aprovechamiento de aguas residuales que genera la industria del maíz.

El proyecto de investigación es encabezado por el investigador de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos del CIAD, Ali Asaff Torres, el cual permite un tratamiento efectivo y eficiente de los efluentes de la industria del maíz, conocidos como nejayote.

Los residuos se generan de manera directa como última etapa de los procesos de las industrias del nixtamal, harina de maíz nixtamalizado y tortilla, expuso el CIAD a través de un comunicado de prensa.

Dicha innovación, permite la recuperación de agua con la calidad suficiente para su reutilización o descarga medioambientalmente segura.

Además, genera subproductos de alto valor, como percusores o bienes intermedios para las industrias biotecnológica y de alimentos tales como aromas, aditivos, antioxidantes, antifúngicos naturales y texturizantes.

Según Asaff Torres este método permite transformar un problema de contaminación en una valiosa oportunidad de negocio, pues amplía la cadena de valor del maíz a quienes participan de ella en México y en Estados Unidos.

De acuerdo a la Oficina de Transferencia de Tecnología (OTT) del CIAD, con base en la escala de maduración tecnológica Technology Readiness Level (TRL) propuesta por la NASA, este desarrollo tecnológico se ubica en el nivel cinco de la escala.

Eso significa que la tecnología se ha validado a través de pruebas simuladas o reales, ha aprobado modelos de evaluación económica y se ha asegurado en aspectos de salud y seguridad, limitaciones ambientales, regulatorios y de disponibilidad de recursos.

Actualmente se exploran los diferentes esquemas bajo los cuales se podría comercializar la tecnología, entre ellos la venta o el licenciamiento del desarrollo tecnológico.