La economía de Brasil, la segunda mayor de toda América por detrás de Estados Unidos, creció el año pasado cerca de 1 por ciento, según datos publicados este lunes por el Banco Central del país, que confirman una lenta pero progresiva salida de la crisis económica.

El Banco Central de Brasil asegura que la economía del país creció 1.04 por ciento en 2017 y en diciembre habría acelerado su crecimiento en 1.41 por ciento respecto al mismo mes del año pasado.

La industria y los servicios impulsan el inesperado dato arrojado por el Índice de Actividad Económica de la institución monetaria brasileña, considerado una especie de “previa” del Producto Interno Bruto (PIB) y superior a los pronósticos de los analistas.

Con todo, el dato oficial del PIB de Brasil se conocerá hasta el 1 de marzo próximo, aunque se espera que confirme que el país salió de la recesión por primera vez desde 2014.

Por otra parte, analistas del mercado financiero prevén que este año el país crezca 2.8 por ciento, según un informe de la revista Focus publicado este lunes.

La previsión está cerca del 3 por ciento marcado por el gobierno de Brasil y también prevé que en 2019 el gigante sudamericano crezca al ritmo de 3 por ciento, en un escenario de inflación moderada y tipos de interés bajos.