El equipo mexicano hará una propuesta sobre las normas de origen para la industria automotriz durante la séptima ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), adelantó el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal.

A siete días de realizarse este encuentro en la Ciudad de México, el funcionario comentó que la propuesta se define en conjunto con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), a fin de encontrar una salida al tema que enfrentan las delegaciones de los tres países para modernizar el acuerdo.

Señaló que la alternativa se suma a la presentada por Canadá en la sexta ronda realizada en Montreal, Canadá, la cual sugiere modificar cómo se contabiliza el rastreo y del costo neto de los insumos.

Ésta se puso sobre las mesas de negociación como opción a la propuesta de Estados Unidos, en la que solicitó elevar el contenido de fabricación regional de 62.5 a 85 por ciento.

Después de su participación en la conferencia “Industria 4.0: Retos para México”, Guajardo Villareal consideró necesario encontrar una solución entre las tres naciones para actualizar las reglas de origen del sector automotriz, luego de seis meses que inició el proceso de discusión para actualizar el tratado.

“Creo que es ya, después de seis meses de negociación, un tiempo para reconocer que una regla de origen fortalecida, alejándonos del vehículo que se utilizó como modelo, que era un 1992, y que en 2018 es otro automóvil, muy diferente, tenemos que modernizar la reglas de origen”, argumentó.

El secretario de Economía adelantó que en la séptima ronda arrancará el próximo 25 de febrero con avances en diferentes capítulos, como energético y telecomunicaciones, porque se ha trabajado durante el periodo intersesional.

“Se ha avanzado en un lenguaje que nos ayude a entender que lo más importante es preservar las reforma de telecomunicaciones y, de alguna manera, reflejarla en el acuerdo”, añadió.

Los trabajos de la séptima ronda de negociaciones del TLCAN se adelantarán un día en la capital mexicana y, por ello, comenzarán el 25 de febrero y no el 26 como estaba previsto en el calendario.