El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realizó 115 trasplantes renales a menores de edad, cuyo riñón funcionaba con sólo 15 por ciento de su capacidad, durante 2017. 

La institución informó que en los últimos cinco años, en hospitales y Unidades Médicas de Alta Especialidad se realizaron 779 cirugías para reemplazar este órgano encargado de limpiar la sangre. 

La jefa del Servicio de Nefrología del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI, Alejandra Aguilar Kitsu, destacó que además de trasplantes, en el IMSS se realiza el diagnóstico oportuno y tratamiento de enfermedades renales, lo que permite prevenir el daño o retrasar su avance, con medicamentos especializados, diálisis peritoneal y hemodiálisis. 

De acuerdo con un comunicado, señaló que en esta unidad médica, que da cobertura a derechohabientes en el sur de la Ciudad de México y de los estados de Querétaro, Morelos, Guerrero y Chiapas, anualmente se atiende a aproximadamente cien niños en los programas de diálisis peritoneal y hemodiálisis.

Indicó que un alto porcentaje de los menores requieren de terapia dialítica mientras esperan el trasplante de riñón. En los niños se prefiere la diálisis peritoneal por ser una terapia que se lleva a cabo en casa y le permite continuar con sus actividades habituales, como las escolares, y esto contribuye a mejorar su calidad de vida. 

Aguilar Kitsu informó que por cada 100 personas que padecen insuficiencia renal crónica y ameritan diálisis, al menos cinco son menores de edad y se estima que en la población general, una de cada diez personas en el mundo sufre daño permanente en el riñón. 

Las causas principales, explicó, son la diabetes y la hipertensión arterial, ambos padecimientos asociados a los altos índices de sobrepeso y obesidad.

Finalmente, la especialista recomendó a los padres evitar que sus hijos se deshidraten y no autorrecetar, ya que algunos fármacos para tratar la fiebre, como el ácido acetilsalicílico y otros antiinflamatorios, pueden provocar mayor daño en quienes ya tienen problemas en el riñón, por lo que sólo deben ser prescritos por doctores que conozcan el historial médico del menor.