> Trabajadores de Oxfam involucrados en escándalo amenazan a testigos

Trabajadores de Oxfam involucrados en escándalo amenazan a testigos

Trabajadores de Oxfam Internacional sospechosos de haber contratado prostitutas durante una misión de ayuda en Haití intimidaron y amenazaron a testigos, según informe publicado hoy por la...

Trabajadores de Oxfam Internacional sospechosos de haber contratado prostitutas durante una misión de ayuda en Haití intimidaron y amenazaron a testigos, según informe publicado hoy por la organización sobre la investigación interna del caso.

La organización benéfica difundió este lunes los primeros hallazgos de la investigación que realizan sobre el escándalo de conducta sexual inapropiada que involucra a siete miembros de su personal que trabajaron en Haití tras el devastador terremoto de 2011.

Bajo el título “Cómo estamos trabajando para reconstruir tu confianza”, Oxfam expresó en su reporte su consternación y conmoción por las revelaciones que aloja la investigación sobre el comportamiento inapropiado de algunos de sus trabajadores.

“Estamos profundamente conmocionados y consternados por estas revelaciones. Compartimos con ustedes la profunda repugnancia ante este comportamiento inaceptable de unos pocos hombres privilegiados que tuvieron la oportunidad de servir a Oxfam y estaban abusando de las mismas personas que debían proteger”, indicó.

Como parte de la investigación interna, Oxfam descubrió un correo electrónico, que uno de los sospechosos filtró a otro miembro del personal, en el que se confirma que miembros del personal en Haití violaron el código de conducta de la organización al usar prostitutas en sus casas de huéspedes.

“Resulta que tres de los sospechosos amenazaron físicamente e intimidaron a uno de los testigos a los que se había hecho referencia en el informe. Este incidente condujo a nuevos cargos de acoso e intimidación contra estos tres miembros del personal", indicó.

Los sospechosos abusaron de la confianza de nuestros seguidores y de los miles de empleados dedicados de Oxfam que trabajan en todo el mundo para acabar con la pobreza y la injusticia, agregó la organización no gubernamental (ONG).

“Esta es una marca atroz contra los altos valores que nos fijamos en Oxfam y los altos estándares que esperamos de nuestro personal. El avance de los derechos de las mujeres en situaciones de alta vulnerabilidad, como los contextos de crisis, es el núcleo de lo que hacemos”, abundó.

La organización explicó que aunque Oxfam no ha proporcionado ni proporcionaría una referencia positiva para ninguno de los que fueron despedidos o renunciaron le “horroriza que personas que fueron declaradas culpables de conducta sexual inapropiada en Haití hayan sido empleadas por otras agencias de ayuda”.

Si bien refutamos enérgicamente las denuncias de encubrimiento, está claro que se cometieron errores en el manejo de estos casos, indicó la organización en su reporte, acompañado de un breve comunicado en el que reitera su compromiso a esclarecer lo ocurrido.

"Estamos haciendo esta publicación excepcional porque queremos ser lo más transparentes posible acerca de las decisiones que tomamos durante esta investigación en particular y en reconocimiento del incumplimiento de la confianza que se ha causado", destacó Oxfam

En su declaración, la organización benéfica reveló que se ha reunido con representantes del gobierno de Haití para pedir disculpas por los errores y discutir qué se pude hacer, incluso para las mujeres afectadas por estos eventos.

“Como miembros de esta organización, estamos profundamente afectados por estos abusos y estamos comprometidos con un cambio real y profundo en la forma en que manejamos las acusaciones y los casos de acoso sexual, explotación y abuso”, indicó.

Nuestra prioridad es respaldar a las mujeres y niñas que fueron explotadas y garantizar que la conducta sexual inapropiada se elimine de nuestra organización, apuntó.

El escándalo se desató a principios de mes, luego de que el diario británico The Times denunció que siete empleados de Oxfam enviados a Haití tras el terremoto de 2010, entre ellos el director para el país, Roland van Hauwermeiren, habrían pagado por los servicios de prostitutas con recursos de la ONG británica.