Los ministros de Finanzas de la zona del euro eligen hoy aquí su candidato para la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE) entre el titular español Luis de Guindos y el gobernador del Banco Central de Irlanda, Philip Lane.

El nominado, que deberá ser confirmado por la totalidad de los ministros europeos de Finanzas el martes, sustituirá al portugués Vítor Constancio a partir del 31 de mayo.

De Guidos, ministro español de Finanzas desde 2011, con un pasado en el banco Lehman Brothers y en la consultora PriceWaterhouseCoopers, llega como favorito para ocupar el segundo principal puesto del BCE luego de haber perdido la carrera a la presidencia del Eurogrupo para el holandés Jeroen Dijsselbloem, en 2015.

Lane mejoró sus posibilidades al conquistar la preferencia del Parlamento Europeo (PE), que le consideró “más convincente” en las audiencias celebradas con ambos candidatos la pasada semana.

Algunos grupos políticos en la Eurocámara “expresaron reservas para el nombramiento del ministro De Guindos”, explicó Roberto Gualtieri, presidente de la comisión parlamentaria de asuntos económicos y monetarios.

Según el diputado ecologista alemán Sven Giegold, el candidato irlandés “se ha mostrado a sí mismo como un economista distinguido y probado”, mientras que el español apareció “como un político que le gustaría un alto cargo en el BCE”, un organismo independiente.

No obstante, la posición de la Eurocámara es meramente consultiva.

La palabra final la tendrán los gobiernos de los 28 países de la UE, con base en la recomendación de sus ministros de Finanzas.

El nominado al puesto debe ser elegido por mayoría calificada, lo que supone el respaldo de al menos 14 países que representen el 65 por ciento de la población de la zona del euro.

Por el momento, De Guindos tiene garantizado el apoyo de Portugal, Francia, Malta y Eslovaquia.