Investigadores y promotores de la cultura del conocimiento pusieron en marcha el Centro Comunitario Chimay que busca que los niños y niñas de las comunidades rurales desarrollen interés por la ciencia y el cuidado del medio ambiente.

La coordinadora de ese Centro, Ana María Castillo, explicó que el proyecto arrancó en abril del año pasado y el Centro se encuentra ubicado en puerto de Sisal, a unos 45 minutos al poniente de esta ciudad, donde existe una gran diversidad biológica y como en muchas localidades costeras un problema importante en el tema de manejo de residuos.

Por lo tanto, Centro Comunitario Chimay surge como una estrategia para que, de manera constante, se lleve a cabo un programa de educación ambiental, en el cual se busca formar promotores ambientales de la comunidad, en especial desde las comunidades rurales y con niños y adolescentes, expuso en entrevista.

Precisó que tras ese acercamiento, nació un programa de ciencia para niñas y niños que desarrolla proyectos productivos sustentables y ecológicos, con el objetivo de generar conocimiento en cuanto al manejo de la flora y fauna y de ese modo acercar a los menores al mundo de la ciencia.

Ese taller fue diseñado hace aproximadamente 10 años por un grupo de científicos mexicanos y está dirigido precisamente a desarrollar las habilidades de los niños aún cuando nunca hayan tenido un contacto previo con las actividades científicas.

El Grupo Comunitario recibió asesoría de ese grupo de científicos y dio vida al taller de ciencia el cual cuenta con el apoyo de la Universidad Nacional Autónoma de México, de estos talleres y acciones ya suman unos 14 niños que han permanecido en el programa desde su arranque en abril del año pasado, añadió.

Ahora estos niños organizan sus propios encuentros de ciencias, ferias del conocimiento y otras actividades lúdicas en sus comunidades de origen e invitan a otros niños a formar parte de los talleres y a su vez convertirse en promotores del conocimiento como ellos, subrayó.

“Ahora son niños empoderados que se sienten más identificados con el medio que los rodea y la idea de nosotros es que a raíz de estas historias de éxito podamos conseguir más apoyo en especial para desarrollar un laboratorio exclusivo para los niños en el Centro Chimay, que como los comentamos se encuentra en la localidad costera de Sisal”, finalizó.