Un avance del 70 por ciento registran los módulos habitacionales que se construyen en la casa del migrante Senda de Vida, en donde se albergará a familias completas que son deportadas por esta ciudad fronteriza.

El titular del albergue, Héctor Silva, señaló que estÁ dividido en tres secciones, una destinada a mujeres, otra a hombres y una más a adultos mayores, por lo que en corto plazo contarán con una sección exclusiva para familias que llegan con sus hijos.

Explicó que la construcción de los módulos habitacionales permitirá incrementar el número de migrantes atendidos y facilitará la estancia a las familias que arriban.

“A través de la construcción de estas habitaciones, las familias podrán permanecer juntas, sin separarse las mujeres de sus hijos y esposos, lo que les dará mayor tranquilidad luego de ser regresados a territorio nacional por esta frontera”, dijo.

El entrevistado manifestó que cada habitación contará con baño y regadera, camas y lo necesario para vivir mientras regresan a sus lugares de origen así como un área de usos múltiples en donde podrán realizar sus comidas y otras actividades.

Destacó que el gobierno estatal les aportó algunos recursos económicos para realizar la construcción de cinco módulos familiares en donde la mano de obra corre a cargo de migrantes que se encuentran en el albergue.

“Estamos aprovechando los conocimientos de los migrantes que fueron deportados y que se encuentran con nosotros pues la mayoría tiene experiencia en materia de construcción, instalación de pisos, electricidad y de esta manera es más fácil avanzar”, dijo.

Destacó que las ciudades fronterizas de Tamaulipas llevan años trabajando en la atención de migrantes deportados, a quienes les brindan en los albergues ropa, artículos de aseo personal, área para dormir, los tres alimentos diarios así como atención médica y psicológica.

“La atención que se les brinda es diaria, estamos capacitados pero si necesitamos apoyos para que no se queden estancados aquí en la frontera y puedan llegar a sus lugares de origen”, dijo.

Expuso que en lo que va del presente año han atendido a por lo menos unos 600 migrantes, la mayoría personas del sexo masculino, en menor porcentaje mujeres y niños así como a centroamericanos que llegan con la intención de cruzar a Estados Unidos, en busca del llamado sueño americano.

Indicó que el albergue Senda de Vida tiene capacidad para atender a unos 500 migrantes, ya que cuenta con dormitorios para mujeres, varones, personas de la tercera edad y próximamente para familias completas.