El principal producto que consumen los habitantes de Sonora que se importa de Estados Unidos es el gas natural y LP, cuya importación podría verse afectada ante una eventual cancelación del Tratado de Libre Comercio (TLC).

El vicepresidente del Colegio de Economistas de Sonora, Marco Antonio Córdova, explicó que la balanza comercial entre Sonora y el vecino país del norte, señala que el gas es principal producto de importación a la entidad, principalmente el gas natural.

En entrevista para Notimex, el también académico de la Escuela de Economía de la Universidad de Sonora (Unison), señaló que el segundo producto de importación de Estados Unidos de mayor consumo es la gasolina, de la cual el 70 por ciento es importada.

En tercer lugar, dijo, se encuentra la carne de ave, en la cuarta posición de las

importaciones a Sonora procedentes del vecino país del norte se encuentran los productos agroalimenticios, específicamente la manzana y la pera.

Asimismo, las almendras y pistaches, medicamentos, leche en polvo, automóviles, cerveza de malta, ropa, zapatos y juguetes, son los productos que ocupan de la quinta a la décima posición, respectivamente, entre las principales importaciones a Sonora.

El especialista en economía planteó que ante la eventual conclusión o cancelación del acuerdo comercial entre México y Estados Unidos, los precios de dichos productos de importación se incrementarían.

“Ahora bien, si se cancela el Tratado de Libre Comercio, las relaciones entre México y Estados Unidos, continuarán pero bajo las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)”, anotó.

Comentó que la eventual cancelación del acuerdo comercial, la inversión extranjera de Estados Unidos en México podría disminuir, al igual que el envío de remesas.

Por otra parte, añadió, el sector industrial de Sonora importa una gran cantidad de insumos para sus procesos productivos, por lo cual también se vería afectado.

Asimismo, los agricultores importan fertilizantes -urea nitrogenada- para sus actividades, por lo cual su costo podría elevarse, abundó.

Consideró que al concluir el acuerdo comercial que existe con el vecino país del norte desde 1990, México tendría que buscar nuevos mercados para adquirir los principales productos que importa para el consumo de sus habitantes.

Por ejemplo, comentó, los cereales se podrían comprar en Argentina, pero otra opción es fortalecer el aparato productivo nacional, de tal manera que pueda sustituir a las importaciones, lo cual ya se hizo en el periodo de 1950 a 1970.