Con la intención de asegurar el suministro de maíz en comunidades aisladas del país, en los últimos cinco años Diconsa ha puesto en operación cuatro almacenes graneleros con capacidad para acopiar, de manera conjunta, aproximadamente 100 mil toneladas de este grano.

Estas bodegas permiten un ahorro importante en la transportación de grano, pues ya no es necesario que éste sea movilizado desde estados aledaños. Los vehículos de la distribuidora dejan de recorrer, por este hecho, 36 mil kilómetros mensuales.

El primer almacén granelero se montó en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, se inauguró el 22 de octubre de 2014 y cuenta con capacidad para almacenar 19 mil toneladas de maíz de manera estática y 38 mil de forma dinámica. El grano es destinado a cerca de dos mil tiendas comunitarias en 92 municipios de la entidad.

El 27 de enero de 2015 inició funciones el almacén de Atlacomulco, Estado de México, el cual consta de cuatro silos con capacidad de resguardo para cinco mil toneladas cada uno.

Adicionalmente, cuenta con una econobodega para albergar cuatro toneladas más de maíz. Esta infraestructura ofrece cobertura no sólo a la entidad mexiquense, sino también a municipios colindantes de Querétaro, Hidalgo y Michoacán, principalmente.

El 16 de agosto de 2016, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, inauguró el granelero de Santiago de Anaya, en Hidalgo, con capacidad para almacenar 15 mil toneladas de maíz y abastece a familias de Querétaro, San Luis Potosí e Hidalgo.

Los depósitos con mayor capacidad son los de Perote, en Veracruz, que albergan 80 mil toneladas de producto que es destinado a los estados de Puebla y Oaxaca, así como a los tres almacenes centrales y 24 rurales que conforman la Sucursal Veracruz.

Cabe destacar que estos tres estados, junto con Guerrero, concentran alrededor de nueve mil tiendas comunitarias, de las 27 mil que Diconsa tiene en el país, a las que llega buena parte del maíz procedente de los cuatro graneleros.