.- De cancelarse el Tratado de Libre Comercio con Amêrica del Norte (TLCAN) la empresa mexicana de maíz palomero Veloz Ramos estaría preparada para traer de regreso a Tamaulipas la producción de este grano, el cual hoy genera en Estados Unidos, señaló el titular del Consejo de Administración, Juan Antonio Veloz Ramos.

En entrevista con Notimex, el empresario destacó que si bien les tomaría entre uno o dos años retomar el ritmo, la anulación del TLCAN abriría las puertas para mudar las cerca de 12 mil toneladas que actualmente producen en Estados Unidos a Tamaulipas, donde esta cifra se podría incluso triplicar.

Explicó que la entidad cuenta con las tierras para sembrar cerca de 32 mil hectáreas, mientras que la compañía familiar posee la infraestructura y la maquinaria necesaria para poner nuevamente en marcha la producción de maíz palomero que hace más de 40 años floreció en el estado. “Nosotros estamos listos, podremos decir que vamos a batallar un año o dos pero tenemos todas las condiciones para comenzar una producción grande aquí en México, cerca de las 30 mil toneladas, claro que también se tendrían que alinear muchas cosas, pero a diferencia de hace años, tenemos mejor maquinaria e insumos, tenemos todo mejor”, dijo.

Por el contrario, aseguró Veloz Ramos, los agricultores estadunidenses seríanlos grandes afectados de llegar a su fin este convenio de 1994 entre México, Estados Unidos y Canadá y que hoy se encuentra en etapas de renegociación.Lo anterior, debido a que de ocurrir la culminación del tratado, el campo de Estados Unidos vería perturbada su producción del grano, así como su ingreso económico, ya que el maíz en sus diversas variedades, constituye la principal exportación agrícola estadunidense hacia México.

De acuerdo con datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en 2016 la exportación de este grano a México les dejó a los agricultores de ese país, una derrama económica de 2.6 billones de dólares.

“Hay mucha incertidumbre en el agricultor estadunidense, o sea yo le tengo más confianza a lo que puedan hacer ellos, porque dicen si a mí me interrumpen el tratado, voy a dejar de vender, por lo que ellos han estado luchando para que no se suspendan a través de sus congresistas“, expuso.

“Ellos dicen que están peleando con sus congresistas amenazándolos de que los van a cambiar por los demócratas porque muchas regiones maiceras son republicanas y todo votaron por (Donald) Trump pero son la gente másarrepentida“, dijo.

“Conocemos a muchos agricultores allá que estaban con un ánimo desbordado de votar por Trump y ahorita nos dicen ‘cómo nos decían ustedes que la íbamos a regar’”, indicó el empresario.

En este sentido, manifestó que en entidades estadunidenses, como Nebraska y Texas, los agricultores locales le generan a Veloz Ramos más del 80 por ciento de las 12 mil toneladas de granos que esta empresa comercializa anualmente.

Mientras que en Tamaulipas, donde recae la industrialización del grano, así como la administración de la compañía, únicamente se conciben en 500 de las 32 mil hectáreas disponibles en el estado, mil 500 toneladas.

No obstante, destacó que hace 41 años este panorama era muy diferente, ya que durante el auge del maíz palomero en la región tamaulipeca que abarca los municipios entre Reynosa y Camargo, junto con otras nueve empresas de la zona, las cuales quebraron tiempo después, producían más de 30 mil toneladas anuales de la variedad.

“Nosotros empezamos a producir en 1977 con el asunto de la sustitución de las importaciones que se desarrolló en el gobierno de López Portillo, el cual duró hasta el 86.

“En ese lapso se logró producir en la región entre varias compañías, hasta 30 mil toneladas de maíz palomero, que en aquel entonces eran suficientes para llenar el consumo del país”, explicó.

Sin embargo, agregó que previo al TLCAN con el ingreso de México en 1986 al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés), comenzó a hacerse incosteable poco a poco la producción del maíz palomero en la región, debido a que entraron grandes cantidades de granos americanos.

Por lo cual la compañía si quería mantenerse en pie, tuvo que mudar su producción hacia Estados Unidos, donde los intereses son menores y el precio de la variedad, que se cotiza al doble del precio del maíz blanco, se mantiene estable durante el año.

“Para poder sobrevivir tuvimos que empezar a producir en el estado de Nebraska y un poco en Texas porque son climas aptos para la producción de estos granos“, refirió.

“Entonces la mayoría de producto lo traemos de Estados Unidos y actualmente de 10 o 12 mil toneladas que producimos, mil 500 lo producimos en México, muy poco, pero precisamente porque los tratados que se implementaron fueron muy desfavorables para la producción mexicana y favorables para la estadunidense”, aseguró.

Es así que actualmente desde el municipio tamaulipeco de Gustavo Díaz Ordaz, la empresa mexicana lleva a cabo solamente la industrialización del grano estadunidense y del poco que se genera en Tamaulipas. Cabe destacar que en ambos casos, la genética del grano tiene raíces del maíz toluqueño originario del Estado de México.

De esta manera, los granos que genera la empresa mexicana se industrializan para comercializarse en paquetes para microondas que se venden en importantes tiendas departamentales y bajo su marca propia “Veloz, Movie Pop”.

Además en sacos de 500 gramos y 20 kilos que venden a empacadoras del mercado nacional y a cadenas de cines; además, la compañía recientemente ha comenzado a comercializar el maíz ya reventado.

Del total de estos productos, detalló Veloz Ramos, el 70 por ciento se exporta a países de Centroamérica, además de Estados Unidos y Cuba; mientras que el 30 por ciento se queda en el mercado nacional.

“El paquete de microondas y de medio kilo los estamos mandando a Cuba, Costa Rica, Guatemala, y a Estados Unidos a Texas, pero también a esas grandes corporaciones como Wal-Mart que les hacemos también y que nos está certificando para poderle vender los paquetes de microondas en cualquier parte del mundo donde este la cadena”, dijo.

En este sentido, el empresario destacó que actualmente la compañía tiene establecidas fuertes bases para la producción, industrialización y comercialización del maíz palomero, no obstante, reiteró que de concluir el TLCAN, el cultivo regresaría a tierras tamaulipecas, donde enfrentaría retos,pero nada, que no puedan manejar.

“En las condiciones que estamos, por ejemplo si nos dicen vamos a cancelar mañana, pues si vamos a tener impuestos más altos y hay que volver a encargar semillas, a revivir agricultores, pero de que se puede, se puede, no es cosa de otro mundo.

“Tenemos mucha ventaja como negocio para poder sortearlo muy bien, no nos asunta porque cuando nos cerraron la frontera volvimos a producir y cuando abrieron la frontera nos fuimos a producir a otro lado, creo que no son cosas de otro mundo, es cuestión de que haya voluntad”, detalló.