El Gobierno español lamentó el accidente ocurrido la noche del viernes, en Oaxaca, al caer un helicóptero en el que viajaban autoridades mexicanas que supervisaban los efectos del terremoto de magnitud 7.2 que se había producido horas antes.

En un comunicado, el Gobierno español manifestó que recibió con profunda tristeza las informaciones relativas a las víctimas mortales causadas por el accidente ocurrido el viernes.

"España comparte los sentimientos de dolor de los familiares de los fallecidos y de todo el pueblo de este país hermano que llora tan terribles pérdidas, y hace votos para la pronta recuperación de los heridos", indicó.

Expresó asimismo sus más sinceros sentimientos de solidaridad y cercanía a las autoridades mexicanas en estos dolorosos momentos.