Considerado el padre del movimiento literario "Nouveau Roman", el cineasta y novelista francés Alain Robbe-Grillet es recordado a 10 años de su muerte, ocurrida el 18 de febrero de 2008, a través de obras como “El mirón”, “La celosía”, y “En el laberinto”.

Nació el 18 de agosto de 1922 en Brest, Francia, se sabe que terminó la carrera como ingeniero agrónomo, estuvo a cargo del Instituto Nacional de Estadística, poco después ocupó un cargo en el Instituto de Frutos y Cítricos Coloniales, de acuerdo con la página en internet de “Larousse”.

Lo anterior le permitió trabajar en Marruecos, Guinea francesa y las Antillas, pero tiempo después renunció para dedicarse de lleno a la escritura.

En 1953 publicó su libro “Les gommes”, una novela detectivesca, donde se mezcla la ficción con la realidad, en una búsqueda por el asesino, en un plazo de 24 horas, señala la reseña de la editorial “Les Éditions de Minuit”.

Dos años más tarde publicó una de sus novelas más reconocidas, “Le Voyeur”, que se divide en dos partes, una que sucede en el presente y otra en el pasado, donde se desarrollan las pistas de un suceso no descrito explícitamente.

El movimiento literario “noveau roman” está influido por el lenguaje cinematográfico, donde la descripción simula a los movimientos y encuadres de la cámara.

En su publicación “Pour un nouveau roman” Alain Robbe-Grillet señala que no se consideraba un teórico, ya que solamente había hecho reflexiones sobre los libros que había escrito, las cuales están inspiradas en las reacciones que habían causados sus obras.

“La celosía” fue su tercer libro, donde el narrador, el mario que vigila a su mujer y que ocupa toda la novela es un personaje que el lector jamás llega a ver, a pesar de que de él parten y terminan todos los gestos y objetivos de la novela.

En el artículo “Robbe-Grillet y la Nouveau Roman Los celos y el delirio”, publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México, la maestra en letras Helena Díaz Page señala: “En la Nouveau Roman es imposible seguir una secuencia cronológica de los acontecimientos, los celos aparecen sin un origen claramente establecido y carecen también de un fin que cierre el ciclo”.

A la par de su carrera como escritor, Alain Robbe-Grillet desarrolló su labor cinematográfica, en guion y dirección, en filmes como “l'Année dernière à Marienbad”, “l'Immortelle”, “la Belle Captive”, por mencionar algunas.

En el 2004 fue elegido para formar parte de la Academia Francesa, pero siempre se negó a seguir convencionalismos, como usar la vestimenta de un académico, o adular a su antecesor, así lo recordó el diccionario francés.

Alain Robbe-Grillet murió el 18 de febrero de 2008 a los 85 años de edad, en Caen, en el norte de Francia, a causa de un paro cardiaco, como lo informó aquel día la Academia Francesa.