Un total de 338 consejeros electorales distritales del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) recibieron un curso en materia de delitos electorales para desempeñar correctamente su función.

La capacitación fue impartida por autoridades de la Fiscalía Especializada Para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) para que cuenten con las herramientas adecuadas para aprender a identificar y denuncien ese tipo de ilícitos, durante su participación en el desarrollo del Proceso Electoral Ordinario 2017-2018.

El curso se llevó a cabo de manera simultánea en cinco sedes del IECM, incluidas sus instalaciones centrales, donde las autoridades de la fiscalía explicaron en qué momento se configuran delitos y cuáles son las sanciones para la compra y coacción del voto.

Así como el acarreo, el desvío de recursos públicos con fines electorales, la alteración de comprobantes de gastos de campaña y el uso indebido de la lista nominal, entre otros.

En la sede central del IECM, la capacitación estuvo a cargo de la directora de Vinculación con Órganos Electorales y Organismos de la Sociedad Civil de la Fepade, Diana Talavera Flores, quien enfatizó que éste forma parte de la capacitación que recibirán de manera general los ciudadanos que colaborarán temporalmente con el IECM, a través de los Consejos Distritales.

Detalló cada uno de los delitos perseguidos por la Fepade, cuál es el procedimiento para atender las denuncias; cuándo se actúa de oficio; en qué consisten las sanciones y resolvió las dudas de los asistentes.

“A nosotros nos interesa mucho estar cerca de ustedes porque son la autoridad electoral, son quienes tienen en sus manos una parte de la organización del Proceso Electoral en la Ciudad de México, y tienen una responsabilidad muy grande porque ahora se van elegir cargos por primera vez que no existían, como las Alcaldías y los Concejales”.

Enfatizó en la importancia de que denuncien cualquier irregularidad que detecten durante el desempeño de sus funciones, al recordarles que la omisión también es una conducta indebida prevista en la ley.