La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que los delfines varados el pasado 13 de febrero en la Bahía de La Paz, no se debió a enfermedad.

En un comunicado la dependencia indicó que en la necropsia realizada en los ejemplares de delfines varados resultó ser negativa respecto a la presencia de alguna enfermedad infecciosa que pudiera ser la causa del fenómeno ocurrido.

Debido a los resultados e indicios encontrados en la anatomía de los delfines, relativas a marcas de mordidas de Delfin Naríz de Notella, se reforzó la hipótesis del varamiento a causa de persecución de una especie a otra.

Además de que los ejemplares se encontraban con buena condición corporal y apariencia física, y no presentaban daños por artes de pesca o de alguna actividad antropogénica.

Los encargados de los análisis fueron los médicos veterinarios especialistas en la materia de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), ante la presencia de un médico veterinario adscrito a la Delegación de la Profepa en la entidad.