El sector económico de Chihuahua se mantiene confiado en que las negociaciones del Tratado de Libre Comercio para América del Norte prosperarán y mantendrán los beneficios en un ganar-ganar para los tres países.

En entrevista, el delegado en Chihuahua de la Secretaría de Economía federal, David Dajlala, señaló que desde su apreciación las negociaciones que se llevan avanzadas al momento, no afecta en nada a la industria manufacturera de exportación.

En entrevista para Notimex, el funcionario federal señaló que la industria de exportación beneficia a los tres países, pero especialmente a México y Estados Unidos y que hasta este punto de las negociaciones no vislumbra ningún problema.

“Nosotros estamos muy confiados que la quinta ronda (de las negociaciones), que será en los primeros días de enero siga avanzado como ha estado avanzando”, aseveró.

En su percepción, la realidad es que hasta este momento “no ha habido un cambio estructural de lo que es el tratado que tenemos con nuestros vecinos, tanto con Estados Unidos, como con Canadá”.

Refirió que en el tema de importaciones-exportaciones, el tema central para los chihuahuenses es las llamadas Maquiladoras, “lo más importante en este momento para nosotros es la industria manufacturera, porque dependen muchos trabajos de ella”.

En este sentido, señaló que la industria manufacturera es prácticamente cien por ciento de exportación, “casi toda la planta de las industrias que son trasnacionales, son de productos que van a Estados Unidos y hacia Canadá, la mayoría de ellos”.

Reconoció que al principio de la negociación del tratado, había cierto temor a algunas modificaciones, “cambios fuertes que pusieran en riesgo la cantidad que hay aquí en el estado”.

Y es que son más de 400 mil empleos que están en riesgo en caso de que se den cambios en las negociaciones, “pero insisto, no hay ningún cambio estructural que llegara a afectar”.

Trajo a la memoria, especialmente a los chihuahuenses, que la industria manufacturera, “lo que mucha gente llama las maquilas en el estado, ya estaban funcionando antes del Tratado de Libre Comercio”.

Aunque el TLCAN tiene alrededor de 25 años, insistió, “esta industria ya estaba trabajando en México antes del tratado. Con la negociación, nosotros no esperamos que haya un cambio drástico respecto a las políticas comerciales”.

En caso de que el tratado tuviera algún tropiezo, “que insisto, es muy remoto que suceda”, la afectación no sería sólo para México, pues la industria manufacturera genera también empleos en Estados Unidos y Canadá.

Dijo que también la industria manufacturera genera muchos empleos en Estados Unidos, “sobre todo en fabricación de auto partes que van a ser ensamblados en los vehículos que se fabrican, o que se elaboran o se ensamblan en Estados Unidos y algunos en Canadá”.

Desde esa perspectiva, el funcionario señaló que “entonces hay una afectación muy fuerte para los dos lados en el caso de que esto llegara a fracasar”, pero confía “en que las negociaciones que se llevan avanzadas, no tienen por qué fracasar”.

En definitiva, manifestó que las negociaciones deben llegar a un término que beneficie a los tres países, “porque son muchos los intereses comerciales y económicos que están en juego y que beneficia a los tres países”.

En Chihuahua, anotó, son muchos los giros, que se exportan, la aeroespacial es una industria muy fuerte y resaltó que en la entidad están consolidadas algunas marcas, son las plantas originales, de los grandes fabricantes de aviones.

Señaló que en Chihuahua se fabrican muchas piezas de aviones, pero también de automóviles y línea lo que permite que infinidad de marcas se hayan establecido en esta entidad y que ya trabajaban de manera ordenada, incluso antes de que se creara el TLCAN.

Confíó en que las negociaciones deben llegar a feliz puerto en los próximos meses, “incluso semanas y que no haya una afectación para ninguno de los países, que el entendimiento de la modernización sea para un ganar-ganar en todos los rubros”.