El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acogió con beneplácito la acusación presentada hoy contra 13 nacionales rusos bajo cargos de interferir en las elecciones, por considerar que reivindicó su negativa de que haya habido una conspiración con su campana presidencial.

“Rusia empezó su campaña contra las elecciones US en el 2014, mucho antes que anunciara que buscaría la presidencia. El resultado de la elección no fue impactado. La campaña de Trump no hizo nada malo. No colusión!”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders reafirmó esa conclusión en un comunicado dado a conocer poco después, en el que indicó que el presidente fue informado sobre este anuncio del FBI, poco antes de partir a su club de Mar-a-Lago en Florida.

Dijo que el mandatario “se mostró complacido de que la investigación del Fiscal Especial indica aún más que no hubo colusión entre la campaña Trump y Rusia, que el resultado de la elección no se vio afectado”.

Sanders externó su expectación de que el anuncio del subprocurador de Justicia, Rod Rosenstein, sea suficiente para dejar atrás las acusaciones de colusión, si bien la investigación del fiscal Robert Mueller no ha concluido todavía.

“Es tiempo para detener los estrafalarios ataques partidistas, alegatos descabellados y falsos, y teorías extremas que sólo sirven para alimentar la agenda de malos actores, como Rusia, y no hacen nada para proteger los principios de nuestras instituciones”, señaló.