A casi cinco meses del sismo del 19 de septiembre, el miedo y la ansiedad volvieron a los rostros de los capitalinos ante el movimiento telúrico de 7.2 que ocurrió esta tarde, aunque esta vez la gente se mostró más preparada.

La mayoría de los capitalinos se encontraba aún en sus áreas de trabajo, en escuelas y otros en sus hogares, y al eschuchar la alerta sísmica de forma ordenada fueron evacuando los inmuebles hasta llegar a las zonas de seguridad.

“Sí alcanzas a salir, amor, y cuando salgas me llamas, si no contesto llámale a mi hijo” le dice Laura Pérez su marido, quien aún no salían del lugar donde se enontraba. 

Al encontrarse, la pareja se abraza ante el miedo y posteriormente comenta a Notimex que esta vez se sintieron listos, sin embargo, prevaleció el temor a perder a un ser querido.

Lagrimas cubren el rostro de la mujer e igual que las personas a su alrededor, se cuestionan si habrá réplica, si habrá daños en la ciudad, si el caos regresará, pero sobre todo, si sus seres queridos están bien.

La ama de casa quien se encontraba en el Monumento a la Revolución, ubicado en el corazón de la Ciudad, considera también que ahora estamos más preparados, ya que el miedo ha permitido que los capitalinos estén listo para este tipo de acontecimientos.

El miedo que violvió a abrir las cicatrices que dejó el sismo de septiembre pasado provocó que la gente se abrazara y se dieran palabras de consuelo, mostrando una unidad del citadina.