El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, salió hoy al paso de los señalamientos hechos en su contra por el exvocero de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), Juan Jiménez.

En una carta abierta, Almagro señaló que las razones expuestas por Jiménez en un amplio informe hecho público el jueves en Twiter “adolecen de faltas graves a la verdad”, en particular su presunta negativa para recibir al exministro peruano cuando este visitó Washington.

Almagro aseguró que fue el propio Jiménez quien canceló en tres ocasiones encuentros pactados tanto con él, como con su jefe de gabinete y con miembros del Comité de Implementación de la MACCIH. "Ahí estuve” cuando Jiménez solicitó apoyo, aseguró.

La renuncia de Jiménez se produjo un días después de que Almagro envió una carta al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernandez, luego que el mandatario levantó una queja ante éste por las investigaciones de la MACCIH sobre sus actividades comerciales.

En su carta a Hernández, filtrada poco después a la prensa, Almagro considero necesario reforzar la misión porque no estaba dando resultados en el combate de la corrupcipón.

Respecto al liderazgo que Jiménez ejerció al frente de la MACCIH, Almagro dijo que esperará al informe del Inspector General de la OEA, al revelar que hubo denuncias de irregularidades administrativas, “malas prácticas y mal funcionamiento: dentro de la misión".

“De acuerdo con el informe preliminar del Inspector General, Jiménez estaba al tanto de las denuncias que dieron lugar a la investigación y no las comunicó a la organización”, expresó.