El cine de ciencia ficción en México es para la clase media: García

El investigador Miguel García señaló que la mayoría de las películas de ciencia ficción mexicanas contemporáneas cuestionan acontecimientos políticos, de ahí que respondan a públicos de clase media y...

El investigador Miguel García señaló que la mayoría de las películas de ciencia ficción mexicanas contemporáneas cuestionan acontecimientos políticos, de ahí que respondan a públicos de clase media y no como antes, a las grandes masas.

Durante su ponencia en la Cineteca Nacional, en la sesión titulada "Visitando el mañana: Las representaciones futuristas del cine mexicano contemporáneo", consideró que las producciones de este tipo no se enfocan más allá de 20 o 30 años en el futuro, y tienen como intención representar el espacio urbano.

Detalló que se centran en las grandes metrópolis "y tienen como epicentro la capital, que alude a que ésta es todo México, es decir, intensifican la urbanización".

"Terminan siendo ciudades monstruosas, con edificios enormes que enfatizan lo cerrado, porque la metrópoli funge como algo autocontenido en la que no es muy fácil entrar o salir", agregó el investigador originario de Ciudad Juárez, Chihuahua, quien estudia un doctorado sobre literatura latinoaméricana en California.

En su opinión, estas cintas responden a cuestiones políticas, entre los temas que ponderan se encuentran el Tratado de Libre Comercio, tema que fue ampliamente abordado en películas como "Sleep Dealer", de Alex Rivera, y "Un mundo maravilloso", de Luis Estrada.

Agregó que dichos filmes "cuestionan si las prácticas neoliberales van sacar al país de la crisis".

Este género cinematográfico también responde a conflictos globales como el terrorismo, los ataques a las Torres Gemelas en Nueva York, a la vigilancia de los gobiernos a sus habitantes y las cuestiones tecnológicas, por mencionar otros planteamientos.

El investigador sostuvo que van dirigidas a un público de clase media acostumbrado al cine de ciencia ficción de Hollywood.

"Antes la ciencia ficción era para la clase popular, y fue allí donde se desarrolló la idea del "churro", que alude a que capta mucho público. Sin embargo, hoy en día se trata de romper con ese pensamiento y apelar a los que ven ciencia ficción de Hollywood.

"El problema es que éste público compara la calidad tecnológica entre ambas industrias y no sale bien para la mexicana", expuso.

Al ser comparadas, las producciones mexicanas no salen bien libradas debido a que el presupuesto es muy dispar.

"La mexicana vale dos millones de dólares, mientras que a la estadounidense se le invierten cientos de millones, incluso si se habla de las independientes, que cuestan unos 20 millones de dólares", explicó.

Luego exponer que existen buenas propuestas nacionales, como "El incidente", de Isacc Ezban, García insistió en que lo que falta es presupuesto, ya que dados los costos, muchas veces los realizadores utilizan efectos únicamente en donde es indispensable, lo que hace que el público no quede totalmente satisfecho.

Otras de las cintas que forman parte de este catálogo de Cine de ciencia ficción hecho en México son: "2033", de Francisco Laresgoiti; "Depositarios", de Rodrigo Ordóñez; "La última muerte", de David Ruiz; "De día y de noche", de Alejandro Molina, y "Seres génesis", de Ángel Mario Huerta.