– En este último día de semana, el peso cerró con una apreciación de 1.1 por ciento, equivalente a 18.9 centavos, al tocar alrededor de 18.51 pesos por dólar, derivado de un debilitamiento generalizado de la moneda estadunidense.

De acuerdo con Banco Base, lo anterior provocó que el índice ponderado del dólar cerrara con un retroceso de 1.35 por ciento o 15.33 puntos, a pesar de que la publicación de datos positivos para la economía de Estados Unidos fortalece la expectativa de que la Reserva Federal (Fed) realizará tres o más incrementos en la tasa de interés durante este año.

La entidad financiera señaló que la incertidumbre en torno a la debilidad que la economía estadunidense podría experimentar, así como la expectativa del deterioro en las finanzas públicas de ese país, llevaron al dólar a perder terreno frente a sus principales cruces.

Por un lado, la caída mensual de 0.3 por ciento de las ventas minoristas en enero elevó las preocupaciones en torno a un posible deterioro en el consumo de las familias norteamericanas, puesto que este es uno de los indicadores más importantes para el banco central, y por otro, el resurgimiento de la incertidumbre ante el incremento en los déficits gemelos de Estados Unidos.

Ante este panorama, el dólar libre cerró la jornada con una pérdida marginal de un centavo, con relación al cierre previo, al venderse hasta en 18.87 pesos, y se compró en un mínimo de 17.35 pesos en sucursales bancarias de la Ciudad de México.