Un grupo de investigadores demostró, mediante el uso del satélite Microscope del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES, por sus siglas en inglés), que los cuerpos que caen en el vacío, lo hacen con la misma velocidad, independientemente de su masa.

El resultado comprueba la validez del principio de equivalencia, además confirma la teoría de la relatividad general postulada por Albert Einstein.

Luego del análisis de 10 por ciento de los datos recopilados por Microscope, los científicos lograron mejorar en un factor diez, la precisión de las pruebas del principio de equivalencia, publicó la revista de divulgación del Centro de investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

El texto refiere que, Microscope tiene el objetivo de probar la universalidad de la caída libre por primera vez en el espacio, utilizando un experimento 100 veces más preciso que cualquiera en la Tierra.

El satélite ha recolectado datos de mil 900 órbitas, el equivalente a una caída libre de 85 millones de kilómetros o la mitad de la distancia Tierra-Sol.

“Los datos de más de 1.900 órbitas adicionales están disponibles y habrá más, lo que debería permitirnos mejorar más el rendimiento de la misión y acercarnos a su objetivo de adquirir mediciones con una precisión de 10-15”, dijo el investigador principal del proyecto, Pierre Touboul.

El científico detalló que este primer resultado moverá el mundo de la física y llevará a una revisión de las teorías alternativas a la relatividad general.